Primeras letras

Tiempo de lectura: ...
Mar del Plata. Estela de Carlotto, invitada especial, destacó la importancia cultural del evento. (Juan Quintanilla)

Tradicionalmente, Mar del Plata ofrece, durante las vacaciones de invierno, varias alternativas de entretenimiento para el receso escolar. En 2013, la nutrida agenda de la ciudad sumó la primera Feria del Libro Infantil y Juvenil Puerto de Lectura. Ubicada en un espacio montado en la Plaza del Agua, en pleno centro comercial de la calle Güemes, la feria fue visitada por miles de personas.  Charlas, presentaciones de libros, obras de teatro y lecturas de cuentos, entre otras actividades gratuitas, completaron la programación. Organizada por la Secretaría de Cultura de la municipalidad marplatense, junto con la Universidad Nacional de Mar del Plata, la filial Mar del Plata del IMFC y la Cámara de Libreros del sudeste de la provincia de Buenos Aires, el evento complementa la tradicional Feria del Libro que se realiza desde hace 8 años en esa ciudad de la costa atlántica.
El intendente de la ciudad, Gustavo Pulti, remarcó la importancia de las ferias marplatenses: «Parecieran ser un acontecimiento grato, simpático, pero cuando los empezamos a observar en profundidad es más que eso: estamos tratando de hablar sobre algunos rasgos de los que queremos que se nutran el presente y el futuro». A la par, analizó: «El abandono de niños frente a las pantallas de compañías multinacionales que no reflexionan sobre el amor, la paz, la felicidad, la lealtad; va produciendo generaciones de personas que no arrancan en las mismas condiciones que aquellos que se preparan en la lectura, en el pensamiento crítico, pudiendo organizar su resistencia individual y colectiva ante cualquier avasallamiento. Cuando hablamos de la lectura en los chicos hablamos de un tema enorme y profundo, que genera vacunas contra el consumismo». «Cumplimos este primer sueño con una mirada social muy importante porque además de la mera presentación de libros y de la venta, hay muchas actividades gratuitas, música, circo», añadió el secretario de Cultura, Luis Reales.
La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, fue especialmente invitada para la sección  «Abuelas cuentacuentos» en el marco del Plan Nacional de Lectura. Carlotto eligió para compartir ante un centenar de niños y adultos el cuento «Un elefante ocupa mucho espacio», de Elsa Bornemann. «Como docente siempre fui lectora de cuentos para los más chicos. También soy una madre, una abuela y ahora también una bisabuela que siempre lee cuentos para fomentar la lectura», afirmó Carlotto, y rescató la realización de eventos culturales para todas las edades. «Creo que esta feria es un logro, un éxito. Cuánto más sabemos, más libres somos», concluyó.

—Texto y fotos: Juan Manuel Quintanilla