Sin categoría

Problema en bolsa

La actividad está jaqueda por el incremento en los costos, las menores ventas internas y la concentración en la provisión de insumos. La decisión de no entregar recipientes contenedores para las compras en supermercados suma más inconvenientes.


Producción. El 60% del total se convierte en insumo de otras ramas manufactureras. (Jorge Aloy)

Con una medida poco estratégica, el gobierno nacional dispuso que los supermercados y negocios no entreguen a susclientes más bolsas plásticas reciclables porsus compras. La iniciativa, que podría haber sido consensuada para encontrar algún sustituto, fue el tiro de gracia para un sector que ya acumulaba problemas en un contexto de crisis económica. La industria plástica se encontraba desde fines de 2015 con problemas debido al aumento en los costos de producción, como consecuencia del proceso inflacionario, el incremento de tarifas de servicios públicos y el ingreso de importados, con su contrapartida de reducción de las ventas internas. Esta es una actividad realizada principalmente por pequeñas y medianas empresas sin posibilidad de trasladar costos a los precios finales y sin capacidad de negociación con las petroquímicas, sus proveedoras de insumos. Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), desde diciembre de 2015 y hasta el 31 de enero de 2017 ya se registraron en el sector 121 despidos y 285 suspensiones. A esta situación se suma el desmantelamiento de otras industrias a las que provee la actividad plástica, principalmente la informática y electrónica y la automotriz. Como industria de industrias, el sector plástico es uno de los que más se resintió con la parálisis económica y la sustitución de producción nacional por importados.

Impacto directo
La industria transformadora plástica se encarga de procesar, moldear y transformar insumos provistos por el sector petroquímico. De acuerdo con la última matriz de Insumo Producto, el 60% de su producción se convierte en insumo de otras ramas manufactureras, el 12% se dirige a la construcción, el 5% lo absorben los consumidores finales, casi el 4% se exporta mientras que el porcentaje restante se insume en ramas no industriales. Es por esto que la variación en el resto de las ramas productivas impacta de manera directa en el sector. En la actividad manufacturera, sus principales demandantes son la industria alimentaria, automotriz y construcción –todas en crisis desde hace más de un año–, que juegan un papel clave para el sector. La industria plástica se basa en el procesamiento del petróleo y del gas natural, con lo cual son consumidores directos de energía. De acuerdo a la Cámara Argentina de la Industria Plástica (CAIP), existen en el sector aproximadamente 2.780 plantas fabriles, que emplean a unos 52.000 trabajadores. En los últimos meses, la debilidad del mercado interno limitó la posibilidad de trasladar el aumento del costo (particularmente el precio dolarizado de las resinas plásticas) a los precios finales, lo que generó una importante pérdida de rentabilidad, situación que en etapas de incremento de la inflación recrudece por la fuerte concentración en la provisión de materias primas. Las empresas están trabajando con un 60% de capacidad ociosa y las pérdidas acumuladas alcanzan los 320 millones de pesos. A esto se suma la decisión oficial de que los establecimientos comerciales no entreguen bolsas plásticas, como una medida a favor del medioambiente, pese a que todos los productos alimenticios se envasan en este tipo de productos. Las experiencias en algunas provincias ya habían dado cuenta del impacto negativo en la industria plástica. Por una ordenanza municipal similar, en la ciudad de Córdoba se registraron despidos por el equivalente al 30% de las nóminas laborales del sector. Según denunció Julio Bisio, directivo de la CAIP, a nivel nacional en el sector hay cierres, despidos y reducción de turnos y horas extras. Si se avanza en la cadena se encuentra otro eslabón de importancia, que también tiene problemas. La producción de transformadores plásticos para la industria está complicada debido al aumento de importaciones, que alcanzó un incremento interanual del 86%.