Proyecto de reforma fiscal a favor de los empresarios

El Gobierno presentó su proyecto de reforma tributaria ante el Congreso y espera que se convierta en ley antes de fin de año. El texto confirma más impuestos en bebidas alcohólicas, con excepción de vinos, sidras, espumantes y cervezas, en servicios de telefonía móvil, combustibles, tabaco y gaseosas azucaradas, pese a las amenazas de Coca-Cola para que no suban la alícuota de estas últimas. Además, comenzarán a pagar IVA –lo que se trasladará al precio al consumidor– los servicios informáticos, desde las aplicaciones para ver televisión o escuchar música por streaming, hasta los servicios de citas por Internet. A la vez, se gravará también la renta financiera y se crea un impuesto a la transferencia de inmuebles. Se trata de incrementos que impactarán en el bolsillo de los consumidores de manera inmediata y para las empresas habrá reducciones en Ganancias para las utilidades reinvertidas.