Quintana renunció con metáforas ante el “descenso”

«Soy una rana que nada feliz/ en el agua clara de un estanque/ y soy la culebra que se acerca/ sigilosa para alimentarse de la rana/ Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos,/ con piernas delgadas como cañas de bambú, y soy el comerciante de armas que vende armas mortales a Uganda…», expresó Mario Quintana, citando al poeta vietnamita Thich Nhat Hanh, al renunciar como vicejefe de Gabinete, este martes. Así, el hombre que además de rana, niño, culebra y tantas otras cosas, supo también ser dueño de Farmacity, no se bancó el «descenso» de categoría que provocó la reestructuración de Cambiemos por la crisis desatada. «No digas que partiré mañana porque todavía estoy llegando», insistió el poético Quintana al marcharse del cargo, luego de hablar con el presidente Mauricio Macri. Como se sabe, Quintana y Gustavo Lopetegui son los dos integrantes del equipo de Peña que fueron desplazados y defendidos por Elisa Carrió en medio del álgido fin de semana.