Recrudecen las protestas raciales en Estados Unidos

La ciudad californiana de Oakland se movilizó este jueves en contra del racismo y la violencia policial en Estados Unidos, avivada por las protestas en Kenosha, Wisconsin. Centenares de manifestantes se concentraron desde la noche del miércoles en las cercanías de la principal comisaría de Policía de la ciudad y desde allí marcharon por las calles. Como es habitual en estas protestas, los manifestantes entonaron los cánticos de «las vidas negras importan» y «desmantelen la Policía». A pesar de la fuerte presencia policial, los manifestantes avanzaron y fueron cambiando su destino para evitar enfrentamientos, sin embargo, la Policía ordenó que se disolvieran y reprimió a los manifestantes. Esta nueva oleada de protestas raciales en EE. UU. se desató el domingo después de que un agente de policía de Kenosha (Wisconsin) disparase siete veces en la espalda al afroamericano Jacob Blake, quien se teme que haya quedado parapléjico. La ciudad ya fue hace unos meses escenario de violentos enfrentamientos entre manifestantes y la policía a raíz del crimen del afroamericano George Floyd.