Represión a vendedores senegaleses

La Policía de la ciudad de Buenos Aires realizó un operativo en el barrio de Flores, con la participación de unos 300 agentes que «golpearon, esposaron y detuvieron» –en algunos casos por más de 36 horas– a 28 senegaleses, cuatro peruanos y dos argentinos. En el caso de los argentinos, se trató de una docente de La Matanza y un joven de 22 años que salía del trabajo, y sus detenciones fueron por «salir en defensa de vendedores senegaleses que fueron golpeados y esposados por los policías». La docente y el joven también recibieron golpes durante su detención. Por su parte, la organización Xango, defensora de los derechos humanos de afroargentinos y migrantes africanos, presentó ante la Justicia local y ante un funcionario de la ONU, una denuncia por «el accionar represivo permanente», centrada en la persecución de los vendedores ambulantes senegaleses. Xango afirmó que hará responsable al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por «la integridad física y la vida» de ese grupo de migrantes.