Represión y detenidos en Barcelona

La policía reprimió duramente a manifestantes independentistas que protestaron en las calles de Cataluña, este viernes, por la reunión de ministros que convocó el gabinete español en Barcelona. El hecho fue considerado una «provocación» por los Comités de Defensa de la República (CDR), quienes bloquearon accesos a Barcelona y lanzaron piedrazos al palacio gótico en el que se encontraba el presidente Pedro Sánchez con su gabinete. La seguridad en la región, que usualmente está en manos de la policía autonómica, fue reforzada con cientos de efectivos enviados por la policía nacional española para la reunión de gabinete, tras la que al menos siete personas resultaron detenidas. El gobierno catalán pidió llamó a evitar la violencia pero enfatizó que apoyará las protestas pacíficas.