Roberto Samar

«El discurso de la masculinidad violenta dialoga y se fortalece con otro futbolero: la lógica del aguante. Este discurso se legitima desde la hinchada, se refuerza desde los medios y se reproduce en la cultura machista.»