Rol protagónico

Telefonía, Internet, salud y educación son algunos de los servicios que presta la cooperativa de Mariano Acosta. Radicada en el oeste del Conurbano bonaerense, atiende necesidades básicas de vecinos e instituciones desde hace más de tres décadas.


Renovado.
El centro médico cuenta con guardia, ambulancia y diversas especialidades. (Juan C. Quiles/3 Estudio)

Tenemos 31 años de vida. Arrancamos con un servicio básico de telefonía y pasamos de 150 servicios telefónicos a tener 17.000. Además brindamos internet por fibra óptica. También hemos hecho una escuela para poder capacitar en actividades con salida laboral, lo que nos ha servido para dar la posibilidad de una herramienta de trabajo a muchas personas. En cuanto a salud, desde hace 17 años tenemos el Centro Unisol». De esa forma, el presidente de la Cooperativa de Mariano Acosta (CMA), Ricardo Berardo, enumera los logros de la entidad enclavada en el partido bonaerense de Merlo. Pero no solo impacta de manera positiva en la población local: desde 1993 su radio de acción se extendió a Agustín Ferrari, Río Alegre, Las Campanillas y Marcos Paz.
La historia comenzó en 1986, aunque los fundadores habían empezado a soñar con el proyecto un año antes, cuando había pasado poco tiempo desde el fin de la última dictadura cívico-militar argentina y la joven democracia comenzaba a andar. En la ciudad de Mariano Acosta no había servicio de telefonía: Entel no llegaba y ni siquiera había intenciones de que la empresa estatal pasara por allí. Poco más de tres décadas después, y como producto de la solidaridad, son 17.000 las personas que se comunican telefónicamente a través de la CMA. Eficiente y competitiva, invierte en nuevas tecnologías y en la actualidad también ofrece Internet de banda ancha mediante fibra óptica: son 9.000 los asociados usuarios a Coopic, tal como denominan a la nueva conexión de alta velocidad. Con los principios cooperativos como horizonte, este servicio se brinda de manera gratuita a las 29 escuelas públicas de los partidos de Merlo y Marcos Paz,  los bomberos y a la policía.
Dar el servicio de gas fue otro logro: en 1992 la cooperativa inició las obras para que un año después se realizara la primera conexión. A partir de ahí se extendió el gasoducto hasta un total de 7.240 metros y se ejecutaron otras obras como la Planta Reguladora y la Planta de Medición. «Trajimos a la zona el ramal principal, unos siete kilómetros desde la localidad de Merlo. Construimos luego 54.000 metros de red de distribución y aunque hoy ya no lo brindemos, los vecinos lo tienen por ese primer paso que dimos hace tanto años», remarca Berardo.

Dinámica propia
Las ventajas de contar con una cooperativa también se reflejan en otros aspectos: la CMA brinda 90 puestos de trabajo formales, algo que dinamiza el movimiento comercial de la localidad. Asimismo, tiene estrechos vínculos institucionales. «En el caso de los bomberos –dice Berardo–, además de donar ropa, grupo electrógeno y computadora, hemos hecho la perforación del agua, les brindamos de manera gratuita el servicio de Internet, también una línea telefónica. Y al club social le donamos el gas y una computadora».
En 2001 se abrió el Centro de Formación Profesional Cooperativo Mariano Acosta, a partir de una fuerte vocación por la enseñanza profesional. Atendiendo a las necesidades de la comunidad y con miras a una inserción exitosa en el ámbito laboral, ofrece capacitaciones en áreas de gastronomía, informática, idiomas, administración, instalaciones eléctricas y de gas; estética y peluquería. Un año antes se había inaugurado otro gran hito de la entidad: el Centro Unisol Salud CMA, que brinda asistencia médica a más de 3.500 asociados. Solo en 2016, atendió 10.000 consultas. «Lo destacable es que la Federación Argentina de Entidades Solidarias de Salud nos convocó, nos gustó la idea y a partir de ahí lo armamos. Lo importante es la continuidad del servicio», rememora Berardo. Odontología, cirugía endocrinología, dermatología, pediatría, psicología y psiquiatría son algunas de las especialidades médicas ofrecidas. Cuenta con guardia médica, servicio de enfermería, médico a domicilio y ambulancias aptas para transitar en caminos rurales, muy comunes en la zona. En agosto de este año, el Centro remodeló instalaciones para mejorar y ampliar sus servicios.