Sacerdotes de los pobres nombrados obispos

Impulsados por el papa Francisco, estarán en el obispado Gustavo Carrara, vicario episcopal para las villas de emergencia de la capital, como nuevo obispo auxiliar de la arquidiócesis de Buenos Aires, y Jorge García Cuerva, párroco de la villa de La Cava, en San Isidro, como obispo de Lomas de Zamora. La trayectoria de ambos sacerdotes los sitúa en una línea pastoral de compromiso con los pobres, una de las características que Jorge Bergoglio pretendió imprimir a su gestión como máximo responsable de la Iglesia Católica. Carrara, nacido en 1973 y sacerdote desde 1998 fue ordenado cura por el propio Bergoglio. Entre sus diferentes tareas, desde 2009 hasta la actualidad es párroco de la iglesia Santa María Madre del Pueblo, en la villa de emergencia 1-11-14, del Bajo Flores. Por su parte, García Cuerva, nacido en 1968, abogado por la Universidad Católica de Salta y sacerdote desde 1997, sostuvo que «mi sacerdocio ha sido siempre en comunidades muy pobres, en villas de emergencia».