Salvataje del Gobierno de Angela Merkel a Lufthansa

El grupo de Aerolíneas Lufthansa va a recibir 9.000 millones de euros de ayudas públicas, con lo que el Estado alemán entra en su capital y, aunque no quiere influir en las decisiones de la compañía, va a exigirle que en la renovación de su flota compre aviones menos contaminantes. De este modo, el Estado alemán se convierte en el accionista mayoritario de Lufthansa, que ha sufrido hasta marzo una pérdida operativa antes de extraordinarios de 1.200 millones de euros porque las restricciones a los viajes por la propagación del coronavirus han lastrado el resultado notablemente. Tras largas negociaciones, Lufthansa informó en un comunicado de que el Estado alemán se hará con una participación directa en la compañía del 20% mediante la suscripción de acciones en una ampliación de capital, participación que está por debajo de la minoría de bloqueo con la que el Gobierno alemán podría vetar algunas decisiones de la compañía, que emplea a 138.000 personas.