Santo remedio


(Jorge Aloy)

La polémica suscitada a raíz del proyecto de la diputada oficialista Paula Urroz para incorporar las prestaciones y medicamentos homeopáticos al Programa Médico Obligatorio puso de manifiesto la ambigüedad que rodea a una práctica a la que recurren unos 300.000 argentinos. En nuestro país, los llamados «medicamentos homeopáticos» ni siquiera son considerados como tales, ya que no cumplen con la obligación de informar su composición y el dosaje de sus principios activos. En algunos países estos preparados han sido objeto de regulaciones restrictivas. La Comisión Federal de Comercio de EE.UU., por ejemplo, exige desde el año pasado que en sus etiquetas adviertan sobre la inexistencia de pruebas científicas que avalen su eficacia.