Scilingo, de paseo Madrid

Aún condenado a 1084 años de prisión por la Justicia española, el excapitán y comandante de los vuelos de la muerte, goza de permisos penitenciarios que le permiten refugiarse en un pueblo de la sierra madrileña. Así, el genocida Adolfo Scilingo, excapitán de corbeta y comandante de los vuelos de la muerte durante la dictadura cívico militar, fue retratado caminando en libertad por las calles de una localidad de Madrid. De este modo, a los 71 años, el represor goza de un régimen de salidas transitorias que le permiten disfrutar de una vida amena en un pequeño pueblo de la sierra madrileña. Como se sabe, en 2006 el represor fue condenado primero a 640 años de prisión y luego, en 2007, a 1084 por una sentencia del Tribunal Supremo de España, que consideró los delitos de asesinato y detención ilegal cometidos por él en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) como «crímenes contra la humanidad».