Se suicidó un cura pedófilo en La Plata

El sacerdote Eduardo Lorenzo, acusado de al menos cinco abusos sexuales contra niños y adolescentes, se suicidó de un disparo en un inmueble de La Plata, en donde funciona la oficina de Caritas en la que residía, informó la Policía. Personal de la Unidad Fiscal UFI 1 a cargo de Ana Medina, llegó al lugar junto con efectivos policiales para constatar los detalles del hecho. La jueza Marcela Garmendia había librado una orden de detención contra el sacerdote por los cinco casos de abusos pero un recurso de eximición de prisión presentado por su defensa evitó su arresto lo que fue calificado como «un escándalo» por el abogado querellante Juan Pablo Gallego. El recurso había sido rechazado en primera instancia por la jueza pero la defensa del sacerdote apeló a la Cámara por lo que no se había resuelto aún la detención. Gallego dijo que «es un final propiciado por la inercia y la complicidad judicial. Hace más de una semana la jueza Garmendia tenía la pericia que la obligaba a detenerlo».