Seguridad y ciudadanía

Como parte de la agenda de actividades junto con la comunidad que proponen las comisiones de asociados, el fiscal federal Mariano Ciafardini dio una charla ante una nutrida concurrencia.

 

Ciafardini. «Si la sociedad empieza a movilizarse, las mafias se irán acotando». (Walter Sangroni)

Las comisiones de asociados de las filiales Avellaneda, Wilde, Crucecita y Dock Sud del Banco Credicoop organizaron la charla debate «Seguridad con más democracia. La necesaria participación ciudadana», a cargo del fiscal federal de la Ciudad de Buenos Aires y asesor en temas de justicia y seguridad Mariano Ciafardini, quien es además profesor en Criminología de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Quilmes.
La actividad, realizada en la filial Avellaneda del banco,  forma parte de las iniciativas impulsadas desde las comisiones de asociados en todo el país, que proponen espacios de debate de ideas como parte de su vínculo con la comunidad. «Pretendemos continuar con un ciclo de charlas tomando temas específicos y puntuales que atañen a problemáticas cotidianas», explicó Daniel Cámpora (responsable de Educación Cooperativa zonal), quien, además, subrayó: «Esto viene a sumar a lo que hacemos cotidianamente como movimiento cooperativo: en cada uno de los lugares tratamos de vincularnos con la sociedad. Y nos interesa sobre todo el aporte del doctor Ciafardini porque tiene una perspectiva diferente de la que escuchamos habitualmente cuando los medios se refieren a la problemática de la seguridad».
En su charla, Ciafardini dio cuenta del carácter antropológico y social del problema en cuestión, al tiempo que detalló las implicancias políticas e históricas que intervienen en su génesis. «El problema de la inseguridad es un problema político-social. Esto no es nada nuevo. Está relacionado con la superexplotación, con la destrucción de la solidaridad social, con el hipercapitalismo, con la cultura financiera que es la cultura contraria a la del trabajo», afirmó el fiscal. Más allá de decisiones políticas y cambios en los encuadres para tratar un fenómeno que, según el fiscal, «ya no puede volver atrás con una simple gestión de gobierno», Ciafardini instó a lograr, creativamente y de forma mancomunada, «una estructura de organización participativa ciudadana consolidada con el fin de volver a reconstruir esos lazos sociales, esa vida comunitaria perdida con el neoliberalismo». Y remarcó la necesidad de recuperar la participación ciudadana. «Si las comunidades empiezan a movilizarse, empieza la queja y empiezan también las demandas, los espacios de las mafias se irán acotando. El pueblo se empodera a sí mismo. Pero esto es nuevo. No podemos utilizar las viejas formas. Pero si solo son reformas institucionales y no empieza a haber alguna forma de reorganización por abajo estamos en un círculo vicioso con este tema», detalló. Y concluyó: «Además, esa reorganización “por abajo” tiene que tener muchas más aspiraciones que solucionar el problema de la inseguridad. La solución del problema de la inseguridad va a abrir el abanico para que se empiecen a tratar simultáneamente otros temas, como la distribución del ingreso, la educación, la salud, la corrupción en todos los niveles. Y eso, o lo soluciona el pueblo organizado o no lo soluciona nadie».

Lucas Peralta