Señores diputades

«Buenas tardes a todes», saludó el diputado del Frente para la Victoria Marcos Cleri a sus pares en el recinto. Fue durante el debate sobre el presupuesto 2018 y el gesto representó, sin dudas, un avance en el debate sobre la utilización de lenguaje no sexista en ámbitos públicos. Como antecedente, en 2015, el Programa de Modernización del Congreso había elaborado una guía para ser utilizada en el ámbito parlamentario, que sugería, entre otras cosas, evitar la utilización del masculino como universal. Ahora, la utilización de la «e» como un indicador de género gramatical neutro –que el español oficial hasta ahora no contempla–, trasladó al ámbito del Congreso Nacional una forma de disidencia gramatical y política que sigue ganando cada vez más espacios sociales.