Shell cambia de dueños

La compañía petrolera firmó un acuerdo por la venta de sus 645 estaciones de servicio en la Argentina a la empresa Raízen, que opera en Brasil y es un acuerdo establecido en 2011 entre la propia Shell (50%) y Cosan (50%), productora brasileña de azúcar, etanol y bioenergía. La operación es por 950 millones de dólares y no incluye el negocio de upstream de Shell en la formación neuquina Vaca Muerta, donde la compañía «ve un gran potencial de crecimiento a largo plazo en los no convencionales del país». Además de las bocas de expendio –que mediante un acuerdo de licencia de marca seguirán a nombre de Shell–-, la operación incluye a la refinería de Buenos Aires, los negocios de combustibles marítimos, combustibles de aviación, asfaltos, químicos y lubricantes, así como las actividades de suministro y distribución en el país. Se trata de los negocios que durante 12 años estuvieron a cargo del actual ministro de Energía, Juan José Aranguren.