Sin reinas

Mendoza. Elección del rey y la reina de la Vendimia en el complejo Arena Maipú. (Télam)

 

El proyecto de la legisladora cordobesa Liliana Montero para prohibir los concursos belleza se suma a iniciativas similares puestas en marcha en distintas regiones del país. La municipalidad de Gualeguaychú, por ejemplo, decidió recientemente cancelar los concursos para elegir a las reinas del turismo y de los corsos populares. Chivilcoy, Villa Gesell, Coronel Suárez, Saladillo y Junín son los partidos bonaerenses que han prohibido la realización de este tipo de certámenes, y en el resto del país han hecho lo propio las ciudades de Resistencia, Viedma, San Luis, Villa General Belgrano y Villa La Angostura. Hay, sin embargo, resistencias. En la localidad santafesina de Santo Tomé, por ejemplo, la iniciativa del Concejo Municipal fue calificada por el diario El Litoral como una «venganza de la fealdad». «Pensar en suprimir los concursos de belleza es una discriminación absoluta hacia la funcionalidad y la belleza, particularmente de la mujer occidental, cultivada y expuesta a través de los años, lo que ha posibilitado una selección diferente en beneficio de la especie, mediante su aporte genético», asegura, en una columna de opinión, Néstor Vittori, integrante del Consejo de Administración del diario.