Sobreseyeron a De Vido por el gas licuado

La Sala I de la Cámara Federal sobreseyó al exministro de Planificación, Julio De Vido, en la causa por la importación de gas licuado, una de las dos por las que, por iniciativa del macrismo, se le quitaron los fueros y posibilitaron su arresto. Así, cayó la acusación impulsada por el juez federal Claudio Bonadio y en la que también estaba procesado su colaborador, Roberto Baratta. El tribunal ordenó la «libertad inmediata» de ambos exfuncionarios, aunque el exministro seguirá detenido porque la otra causa, vinculada a Yacimientos Carboníferos Río Turbio, sigue en curso. En su fallo, los camaristas consideraron que el peritaje por los cuales se acusó la supuesta existencia de sobreprecios en la importación del combustible había sido hecho con una «contabilidad deficiente» para determinar el destino que se le habría dado a los fondos públicos puestos en tela de juicio. Además, el perito David Cohen había sido denunciado e imputado por «falso testimonio por dicha pericia».