Sobrevivientes denuncian a Brasil ante la CIDH por proteger a un genocida

En el Día Universal de los Derechos Humanos, los sobrevivientes de la ESMA Lisandro Raúl Cubas, Carlos Alberto García y Ana María Cacabelos presentaron una denuncia contra la República Federativa de Brasil ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por su negativa a extraditar al represor Roberto Oscar González, imputado por secuestros, torturas y asesinatos en ese centro clandestino y también por su participación en la apropiación de un bebé nacido en cautiverio y en el secuestro y asesinato de Rodolfo Walsh. La denuncia incluye, además de sus casos, los de José Antonio y Cecilia Inés Cacabelos, ambos desaparecidos, y los de Edgardo de Jesús Salcedo y Esperanza María Cacabelos, asesinados. González integraba la Policía Federal cuando fue comisionado a la ESMA y su participación en los grupos de tareas se conoce desde 1978 por la denuncia de Horacio Maggio, quien se fugó del centro clandestino luego de estar más de un año cautivo y lque uego sería recapturado y asesinado. Esa presentación fue ratificada por sobrevivientes en innumerables testimonios, tanto en el país como en el exterior. En 2001, mientras regían las leyes de impunidad, el juez español Baltasar Garzón pidió su extradición para juzgarlo por genocidio junto otros 98 represores.