Solidaridad que cura

Tiempo de lectura: ...

En el abanico de sus lazos con la comunidad, la filial Once del banco cooperativo sostiene un fluido vínculo con la ONG a través de acciones comunitarias en contextos desfavorables.

 

Lazos. Las entidades trabajan mancomunadamente desde hace más de una década. (Georgina García/Médicos del Mundo Argentina)

Como parte de su política de acercamiento a empresas y organizaciones de carácter social, el Banco Credicoop, a través de sus comisiones de asociados, se vincula con entidades que fomentan la solidaridad, la ayuda mutua y la gestión democrática. La ONG Médicos del Mundo (MDM) es una de esas organizaciones. «MDM sostiene desde el año 2000 vínculos comerciales con el banco, pero cuando surgieron necesidades concretas, muy frecuentes en estas organizaciones en las que el compromiso social y la solidaridad activa reemplaza el lucro, se estrecharon las relaciones con la comisión de asociados», relata Sergio Prá, miembro de la Secretaría de Relaciones Institucionales de la comisión de asociados de la filial Once de Credicoop. El presidente de la citada comisión, Flavio Rosemblat, y la gerenta de la filial, María Inés Damil, añaden que «surgieron iniciativas para realizar charlas de difusión para los asociados de la tarea que realiza la ONG».
Por su parte, Gonzalo Basile, presidente de MDM, señala que la ONG «mantiene todas sus cuentas bancarias con Credicoop, considerando su perfil solidario y cooperativo. En ese marco, siempre esperamos contar con la solidaridad del banco y su apoyo en acciones humanitarias tanto nacionales como internacionales. Por ejemplo, en plena emergencia de las inundaciones en La Plata, MDM debió movilizar a la capital provincial, durante más de 8 días, a unos 50 profesionales de la salud pública, epidemiología y equipos de respuesta rápida. El banco apoyó estas labores aportando la logística y movilidad para dichos equipos, con transportes operativos». Presente en más de 70 países, Médicos del Mundo tiene una delegación en Argentina desde 1998, a través de la cual está presente en Bolivia, Perú, Paraguay, Haití y República Dominicana, y en proceso de abrir su oficina en Venezuela. Sus objetivos, según se consigna en el sitio web mdm.org.ar, son la acción humanitaria y sanitaria directa hacia poblaciones en situación de exclusión social y víctimas de inequidades y problemas de salud tanto en contextos de emergencia como en problemáticas estructurales derivadas de condiciones de vida precarias. También tiene como objetivo testimoniar y denunciar las violaciones a los derechos humanos y fortalecer los procesos de participación popular en la salud colectiva. En el país, trabajan en numerosos programas, como Salud en la Calle, de atención primaria de la salud  y acompañamiento a las personas que sobreviven en las calles de Buenos Aires, y el programa Salud Ambiental, desarrollado en la cuenca Matanza-Richuelo y cuenca Reconquista. También atienden a poblaciones rurales expuestas a factores contaminantes, poblaciones migrantes y miembros de pueblos originarios.
«Queremos, como organización, potenciar la participación y el rol en la construcción de un nuevo modelo de cooperación internacional sur-sur. Consideramos sustancial comprender el clima de cambio de época en América Latina y el Caribe, donde los organismos regionales como el MERCOSUR, la UNASUR, el ALBA y la CELAC juegan un papel fundamental en la reconfiguración geopolítica y de las relaciones internacionales. En nuestro vínculo con el banco Credicoop, hemos podido avanzar en desmercatilizar parte de los instrumentos financieros que utilizamos para evitar altos costos bancarios y esperamos contar con el Banco para poder renovar nuestra unidad móvil del programa Salud en la Calle en la ciudad de Buenos Aires», concluye el titular de MDM.