Sospechas y renuncia en el Tribunal Oral Federal 9

El fiscal Carlos Giménez Bauer, quien tenía a su cargo el rol de acusador público en el juicio a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, entre otros, por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados de volar la AMIA (la denuncia del fiscal Alberto Nisman poco antes de morir), renunció este miércoles. El hecho se suma a las sospechas de que el juicio, con gran voltaje político, justo haya recaído «por sorteo» en el cuestionado TOF 9. El Tribunal Oral Federal 9 es considerado oficialista y en la pasillos judiciales se lo llama «tribunal M». Por su parte, la defensa de la ex jefa de Estado había pedido que el sorteo para determinar qué tribunal debía llevar adelante el juicio, en una fecha imprecisa pero probable del año electoral 2019, fuera a la vieja usanza: con bolillero. Pero la solicitud fue denegada y el sorteo se realizó por medio de los cuestionados métodos informáticos. A su vez, la defensa de Carlos Zannini –detenido por la misma causa– reclamó la presencia de un perito informático, pero también le fue negada.