Subrogación

Una pareja gay fue autorizada, por primera vez, a tener un hijo mediante la subrogación de vientre. La titular del Juzgado de Familia N° 7 de Viedma, María Laura Dumpé, estimó que esta cuestión es «de técnica de reproducción humana asistida, a la que le cabe el principio de legalidad, que hace referencia a que todo lo que no está prohibido, está permitido». De este modo, autorizó la transferencia embrionaria en un vientre sustituto perteneciente a una amiga de la pareja. Dumpé en su fallo determinó que esta mujer «es solo portante, sin vinculación genética», y desechó el «concepto de explotación de la madre sustituta» porque el «objetivo de la gestante es totalmente altruista» y actúa «como vehículo».