Suspensiones rotativas en General Motors

La automotriz General Motors, en acuerdo con el Sindicato de Mecánicos (Smata), resolvió un plan de suspensiones rotativas en su fábrica de General Alvear, en Rosario. Allí, la producción está dedicada al modelo Chevrolet Cruze. La mayor parte de los modelos manufacturados tienen destino final en Brasil, y con su situación económica aún no del todo estabilizada, fuentes del sector explicaron que «la medida en Rosario se debe a que hay un stock acumulado muy importante en Brasil y se tiene que adecuar la producción» hasta que el mismo muestre señales de bajar. Por su parte, Germán Tonero, delegado de General Motors, resaltó que «a las multinacionales les sale redondo el negocio y los que sufrimos somos los trabajadores», frente al anuncio de la empresa norteamericana que aplicará suspensiones rotativas para los 1.500 operarios de la planta de Rosario y les reducirá el salario al 70%. A su vez, Tonero advirtió que General Motors «apunta a dejar solo un turno el año próximo», por lo que no descartó despidos masivos.