Tensión en la Toma de Guernica

El Gobierno provincial trabaja en busca de una solución para descomprimir el conflicto y la ocupación de las más de 100 hectáreas en el barrio Numancia de Guernica, en una situación que se complica con el avance de las horas. El próximo 1° de octubre es la fecha que estableció la Justicia para el desalojo de las más de 2.000 familias. En este momento lleva adelante las negociaciones el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque y acusó a sectores que «obturan» un camino pacífico. Por su parte, la Gremial de Abogados, pidió al juez Rizzo que convoque a todos los actores a una nueva audiencia y así evitar que el jueves termine en una represión violenta. Las organizaciones que acompañan la toma de Guernica son el Polo Obrero, Libres del Sur, el MTR, la Corriente Nacional Darío Santillán y el Movimiento de Unidad Latinoamericana PTS. Desde la mesa chica de Kicillof ratifican que la toma comenzó en junio del año pasado, cuando todavía Vidal gobernaba la provincia. Y, aunque desde un sector del Gobierno apuntan contra la intendenta Blanca Cantero –Guernica queda en Presidente Perón– por haber judicializado el avance de la misma, destacan que «desde el día uno se intentó negociar un desalojo pacífico».