Tlatelolco presente

El 2 de octubre de 1968 decenas de estudiantes fueron asesinados en la plaza de las Tres Culturas en la ciudad de México. El hecho se conoce como «la masacre de Tlatelolco» por las ruinas de la antigua ciudad precolombina. Allí, donde había un gran mercado indígena, los españoles construyeron una iglesia y el sitio fue rebautizado por el encuentro de la cultura indígena, hispana y la del México moderno.El año de 1968 es recordado por las revueltas juveniles que marcaron a una generación en Europa y Estados Unidos al calor de la Revolución Cubana, la lucha por la independencia de Argelia y la guerra de Vietnam. Por eso las imágenes del Che se mezclaban con las de Ho Chi Min, Emiliano Zapata y Pancho Villa. Los cuatro continentes tenían focos de protesta que trascendían sus fronteras y México, a poco de que comenzaran los Juegos Olímpicos, se vio sacudido por las movilizaciones estudiantiles y el ejército entrando en las universidades y violando la autonomía universitaria. Los activistas no tenían solo demandas sobre los planes de estudio: querían transformar la sociedad.
50 años después, algo que parece muy alejado en el tiempo forma parte del presente porque no hay certeza de lo ocurrido ni se sabe el número de víctimas. Cuando uno entra al museo que existe en el lugar, se puede aprender de lo que sucedió, pero es difícil captar lo importante de un hecho que conmovió a México a tal punto que el presidente Andrés Manuel López Obrador se trasladó hacia la plaza para recordar el aniversario. AMLO se comprometió a que nunca más se usará la fuerza para resolver conflictos y protestas sociales. En la plaza dijo que empeñaba su palabra en que jamás daría una orden a las Fuerzas Armadas de reprimir al pueblo. El compromiso lo realizó en un lugar muy emblemático. Resta saber qué lugar ocupará él en la historia.