Trabajadoras sexuales


Ammar. Georgina Orellano presenta el informe en el Congreso Nacional. (Ammar)
 

La policía es la institución que más violenta a las trabajadoras sexuales. Según datos de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), el 76% de los casos de violencia institucional sufrida por este colectivo son perpetrados por integrantes de esta fuerza. Así se desprende del primer informe del Observatorio de Violencia Institucional hacia las Trabajadoras Sexuales, presentado en el marco del Día Internacional de No Violencia Contra las Mujeres. El trabajo resume los llamados recibidos durante el primer año de funcionamiento de la Línea Roja, un canal de denuncia creado para recuperar la voz de las trabajadoras sexuales y contribuir a la defensa de sus derechos. «Las trabajadoras sexuales sufrimos violencia institucional constantemente –señaló Georgina Orellano, secretaria general de Ammar Nacional–. Ejercer en la clandestinidad, el abandono por parte del Estado y las normativas que criminalizan y estigmatizan nuestro trabajo habilitan la discriminación y la vulneración de nuestros derechos por diversas instituciones y principalmente por parte de la policía, a la que en muchos casos tenemos que pagarle coimas para que nos dejen trabajar».