Tras las condenas a líderes catalanes, Sánchez llama al diálogo

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, llamó a la apertura de una «etapa nueva» en Cataluña, basada en el «diálogo» y la «convivencia», tras conocerse las condenas a 12 líderes independentistas catalanes, de hasta 13 años de cárcel. «En una democracia nadie es juzgado por sus ideas, ni por defender su proyecto político, sino por delitos recogidos en el ordenamiento jurídico», dijo Sánchez en un discurso institucional, pidiendo a los separatistas catalanes acatamiento a las penas anunciadas por el Tribunal Supremo. Según el líder socialista, la sentencia «pone fin a un proceso judicial que se ha desarrollado con plenas garantías y absoluta transparencia», y es resultado «del Estado social y democrático de derecho de España». Por su parte,   Gonzalo Boye, abogado del líder catalán Carles Puigdemont sostuvo que «es una sentencia aberrante que tiene serios errores». En los últimos días, el gobierno separatista catalán llamó a la «desobediencia civil», y las asociaciones del mundo independentista iniciaron las movilizaciones de repulsa a las condenas. Los doce líderes separatistas fueron juzgados por haber organizado el 1 de octubre un referendo de autodeterminación ilegal, y la proclamación el 27 de ese mes en el Parlamento regional de una República catalana.