Tras los disturbios en el velorio, Diego descansa en Bella Vista

Diego Armando Maradona fue inhumado en el cementerio de Bella Vista, junto a Doña Tota y Don Diego, sus padres, a 40 kilómetros de la Casa Rosada. Allí, había comenzado el último adiós al «Diez» en un velatorio que se suspendió por disturbios que envolvieron su despedida en la sede de Gobierno e inmediaciones. Al anunciarse que terminaría el velorio cerca de las 16 horas y muchos miles quedarían afuera, se iniciaron las protestas y la represión, esencialmente con protagonismo de la Policía de la Ciudad aunque fuerzas federales participaron del dispositivo. Hubo decenas de heridos y detenidos en distintos puntos de la CABA. En tanto, en Bella Vista, una ceremonia religiosa íntima, con cerca de 30 personas, la familia más cercana de Diego y autoridades, tenía lugar al caer la noche. Por su parte, Charly García, le escribió a mano unas líneas en las que expresó al Diez: «Nunca me voy a olvidar de nuestras charlas. (…) Esperame ahí… Invita la casa. No te equivoques con el paraíso».