Trump ataca a los inmigrantes

«Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será», dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien llegó a mencionar la crisis migratoria en Europa para justificar sus criticadas medidas internas. Según el republicano, entre los inmigrantes que buscan entrar a su país hay personas «que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será». En solamente seis semanas entre abril y fines de mayo, más de 2.000 niños y menores de edad fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país. La controversia es de tal magnitud que Trump se refirió al tema durante una ceremonia en la Casa Blanca dedicada al programa espacial estadounidense.