Trump exhibe su poderío militar ante Corea del Norte

Los ejercicios militares más importantes en la historia de la región fueron iniciados este lunes por Corea del Sur y Estados Unidos, en los que participan más de dos centenares de aviones, días después del último lanzamiento de misiles de Pyongyang, que renovó sus amenazas en paralelo al rechazo a las maniobras expresado por China. En los cinco días de despliegue militar bautizado «Vigilant Ace» se integrarán más de 230 aviones de combate, entre ellos jets con capacidad furtiva F-35, así como unos 12.000 soldados. Las maniobras, que continuarán hasta el viernes, «reforzarán la disponibilidad» de ambos países aliados y comenzaron en medio de amenazas por parte de Pyongyang. «Los Estados Unidos y las fuerzas títere de Corea del Sur son tan estúpidos como para andar jugando a lo loco con semejantes cazabombarderos furtivos», denunció el gobierno norcoreano en su diario oficial, el Rodong Sinmun.