Trump y Bolsonaro en la ONU

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, inauguró la Asamblea General de Naciones Unidas, en la que participan más de 150 jefes de Estado, con un discurso que escudó su política de exclusión a las poblaciones vulnerables y en favor a las grandes empresas. También atacó al socialismo y minimizó los incendios forestales en la Amazonia. «Decir que el Amazonas es el pulmón del mundo no tiene sentido», lanzó. Luego, habló de su compromiso con la protección del medio ambiente pese a su cuestionada política de cuidado a la naturaleza y a favor de la deforestación en beneficio de las industrias. Dijo que algunas prácticas de los indígenas causaron los incendios y negó incrementar el territorio al que tienen derecho. Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, arremetió contra las políticas de «fronteras abiertas» y urgió al mundo a acabar con la inmigración ilegal, defendiendo las «medidas sin precedentes» que está tomando su Gobierno. Trump aseguró que el «futuro no pertenece a los globalistas, pertenece a los patriotas», exigió al mundo actuar contra el «deseo de sangre» de Irán, manifestó que espera concluir un acuerdo comercial «magnífico» con Londres, advirtió a China por el comercio y Hong Kong y amenazó que EE.UU. sigue «muy de cercaĪ» la situación en Venezuela. El discurso era uno de los más esperados de la cumbre y en él exhibió su posición ultranacionalista.