Un dinosaurio gigante

Revelación. Equipo del Museo de Ciencias Naturales extrayendo al Ingentia prima. (CONICET)

Un nuevo estudio realizado por investigadores del CONICET a partir del descubrimiento de una nueva especie de dinosaurio, Ingentia prima, hallada en la localidad de Balde de Leyes, en la provincia de San Juan, reveló que los primeros dinosaurios gigantes aparecieron cerca de 30 millones de años antes que lo que se pensaba, durante el Triásico (210 millones de años atrás). El estudio revela, además, que la nueva especie se encuentra cercanamente emparentada a una ya conocida del Triásico de la Argentina y a otra de Sudáfrica, lo que llevó a definir una nueva familia de dinosaurios: Lessemsauridae. «Esto confirma la conexión de ambos continentes y evidencia la gran radiación y éxito evolutivo que tuvieron estos dinosaurios herbívoros durante casi toda la era Mesozoica», explicó Diego Pol, investigador principal del CONICET en el Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) y uno de los autores del trabajo publicado en Nature Ecology & Evolution.