Un rugbier más comprometido por el crimen de Fernando Sosa

Salió a la luz un nuevo audio de WhatsApp que complica todavía más a Máximo Thomsen (20), uno de los rugbiers acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa en enero pasado en Villa Gesell. Se trata de una nota de voz correspondiente a las horas posteriores al crimen, cuando Thomsen ya no chateaba con sus amigos, pero ellos seguían contándose qué sabían de lo ocurrido en la madrugada del 18 de enero. «Le pegó no sé cuántas patadas en la cabeza», dice el audio de un amigo de los rugbiers que delata a Máximo Thomsen. Los abogados que representan a los papás de Fernando, María Graciela Osorio y Silvino Báez, pidieron distintas medidas de prueba a la fiscalía, entre las cuales insisten con la identificación fehaciente de «Pipo», un joven que en distintos momentos aparece junto a los imputados, en una selfie con parte del grupo y en videos, «en el que festejan haber cometido el crimen» y luego ingresando a un local de comida rápida. Durante este jueves y viernes, la fiscal Verónica Zamboni les tomará declaración testimonial, vía videollamada, a quienes en el grupo de WhatsApp los peritos de la Policía Federal identificaron como «Juani Neme», «Aldi Cairmer», «Alejo Arce» y «Dory”», novia de Juan Pedro Guarino, uno de los imputados excarcelados.