«Una constante revictimización»


Santa Fe. Hospital José Iturraspe.
En una medida inédita, el Tribunal de Ética y Disciplina del Colegio de Psicólogos de Santa Fe decidió suspender a una profesional por haber inducido a una niña de 11 años con retraso madurativo a seguir adelante con un embarazo producto de la violación de su padrastro. La psicóloga María Belén Catalano, voluntaria del hospital José Bernardo Iturraspe, fue sancionada por haber influido con sus creencias religiosas sobre la niña. Según el organismo, existió «una constante vulneración y revictimización» al obligar a la menor a «llevar a término un embarazo, ser madre y dar a la criatura en adopción. Este procedimiento debe ser considerado tortura o trato cruel, inhumano o degradante en los términos de los derechos humanos vigentes para nuestra legislación».