Valor agregado

La entidad solidaria logró crecer y diversificar su actividad montando una fábrica de alimento balanceado que generó nuevas fuentes de trabajo en la localidad del sudeste cordobés. Hoy comercializan 270.000 kilos de producto por mes.

Desarrollo local. Además de promover la producción y la comercialización para sus asociados, la entidad genera decenas de puestos de trabajo. (gentileza Cooperativa Agrícola Ganadera Camilo Aldao)

 

Con el objetivo de diversificar sus actividades, agregar valor a las materias primas que entregan los productores y generar nuevas fuentes de trabajo en la localidad en donde actúa –y de la que toma su nombre-, la Cooperativa Agrícola Ganadera Camilo Aldao (provincia de Córdoba) impulsó Vitalcoop, una fábrica de alimentos balanceados y concentrados para distintas especies de animales: porcinos, bovinos y aves. «Hasta hace dos meses vendíamos entre 70.000 y 80.000 kilos por mes, pero gracias a los ajustes que hicimos en la logística y a la intensa campaña de comercialización que desplegamos, logramos incrementar las ventas a casi 270.000 kilos de alimentos», cuenta, satisfecho, Darío Campana, productor agrícola y presidente de la entidad del sudeste cordobés. Por otro lado, a partir de créditos otorgados por la filial Marcos Juárez de Banco Credicoop, la cooperativa adquirió un dosificador que facilita el llenado de bolsas y un nuevo camión para distribuir los productos entre los chacareros. «Podemos decir que en este proceso de eficientización nos ayudó mucho el banco, que además nos brinda asesoramiento permanente, con una atención destacada», recalca el dirigente, quien también integra la comisión de asociados de la filial Marcos Juárez del Banco cooperativo.
Camilo Aldao –ubicado en el departamento de Marcos Juárez de la provincia mediterránea–, es un pueblo de unos 5.500 habitantes. La producción de la zona es mayormente sojera pero un gran porcentaje de los asociados de la cooperativa siembran, además, maíz y trigo. La incidencia de la cooperativa es muy fuerte en la zona, ya que su área de cobertura es de unas casi 3.500 hectáreas, lo que representa casi un 10% de territorio de la colonia. Esta entidad, creada en 1953 con el objetivo de defender el valor de las materias primas de los pequeños y medianos productores fue creciendo de a poco. Primero abrió la sección de consumo y la planta de almacenaje de cereales, más adelante implementó diferentes servicios: acopio y almacenamiento de cereales, provisión de fertilizantes y agroquímicos, venta de artículos de ferretería e insumos varios, prestación de servicios de salud y seguros, sistema de facilitación de pago de facturas e impuestos y abastecimientos de semillas, además de asesoramiento y acompañamiento en aspectos agronómicos y legales.  
«La cooperativa se preocupa permanentemente por dar respuesta a las necesidades y requerimientos que tienen los asociados. Bajo esa premisa es que se instaló la planta de alimentos balanceados. Con este emprendimiento queremos incentivar a los productores para que siembren más maíz, incorporen más ganado y, a su vez, generar mayor desarrollo local», dice Campana.

 

Plan estratégico
Por otro lado, para promover con más fuerza la actividad ganadera, la entidad cordobesa está trabajando en un plan estratégico para el desarrollo de toda la cadena de valor en este rubro, que prevé la instalación, en principio, de un sistema de feedlot. «Además –dice el productor–, queremos que la cooperativa se encargue también de faenar a los animales y vender los cortes en supermercados y ferias sin intermediarios». Aplicando los principios cooperativos de educación y preocupación por su comunidad, la Cooperativa Agrícola Ganadera Camilo Aldao puso en marcha un programa de radio en una emisora local –Caminos cooperativos– y planea dar charlas en las escuelas e instituciones de la zona, a fin de dar a conocer su experiencia y difundir los valores solidarios.