Vida entre letras

Ante una sala Solidaridad colmada, la narradora, dramaturga y escritora Ana María Bovo lanzó su nueva novela en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. Junto a la actriz Julieta Díaz y a la periodista Canela, repasó el proceso de creación y el contenido de su flamante obra literaria.


De amor y otros demonios. Canela, Bovo y Díaz dialogaron con el público.

Una de las pioneras en el arte de la narración oral en el país; docente de esta disciplina que, a partir de una metodología que fue creando a lo largo de los años, define como «teatro del relato»; dramaturga, directora, actriz y escritora. Ana María Bovo vuelve a la palabra escrita con su segunda novela, La mujer del tiempo, que decidió presentar en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. La Sala Solidaridad se encontró colmada de público, aunque esto no impidió que se generara un clima íntimo gracias a la personalidad particular de Bovo, nacida en San Francisco, Córdoba, en 1951. Una de las invitadas fue la escritora y periodista Canela, quien también vivió unos años en esa ciudad, mencionó que el lugar en el que transcurre la novela «es inventado pero es muy parecido a San Francisco» y agregó que ese clima de localidad de provincia, esa idiosincrasia, están muy bien plasmados en el texto. Y precisó: «Antes yo escuchaba tu
voz cuando la leía, tu voz narrándome. Y en este libro apareció tu voz de escritora».
Por su parte, Juano Villafañe, director artístico del CCC, destacó el trabajo con el lenguaje en la novela. «Un relato y un clima con una lógica romántica tan profunda que maneja Ana María, desde la nostalgia, desde el reconocimiento de esa otra vida que remite a esos aires de provincia de principios de los años 40, a las condiciones epistolares, las relaciones de ese mundo tan particular». A la vez que recordó que el unipersonal de Bovo, Sucesos literarios argentinos, permaneció tres  años en la cartelera del CCC e hizo especial mención a la varias veces premiada Emma Bovary, también escrita por Bovo, que se presentó en esa misma sala en los años 2004 y 2005. La actriz Julieta Díaz, quien fue protagonista de este último espectáculo, estuvo presente en la velada. Conversaron sobre temas como la memoria, los objetos, el erotismo y también sobre cómo fue el proceso de creación del libro. Sobre esto, Bovo dijo que para conocer al personaje de la protagonista, Elena, tuvo que tomarse «un tiempo para conocer su universo, ella tuvo un dolor cuando era pequeña y eso quedó guardado como un secreto, y la memoria se lo revela en su cuerpo, no en sus pensamientos». Y añadió: «Fue un trabajo largo y arduo pero estoy muy feliz con el resultado. Esta novela me permitió mostrar una época, la condición femenina de una época. Y comparar qué cosas han mejorado y qué cosas no, qué cosas siguen igual de tristes, de sufridas y de desiguales para nosotras, las mujeres».