Vínculo estratégico

El IMFC participó del encuentro organizado el Ministerio de Educación de la Nación que tuvo como objetivo promover vínculos entre el sector solidario y la academia. Teoría y práctica asociadas.

 

Pastore, Form, Hintze y Moler. Incluir la temática cooperativa en las aulas. (Horacio Paone)

Docentes, investigadores y estudiantes universitarios, cooperativistas y representantes de entidades de la economía social participaron en el primer Encuentro Nacional Universidad, Cooperativismo y Economía Social, que se llevó a cabo en el salón Alfredo Bravo del Ministerio de Educación de la Nación.
El objetivo del encuentro fue promover el conocimiento y el intercambio de experiencias, y presentar los avances  que se hicieron en los 83 proyectos de investigación que se están llevando adelante en 30 universidades nacionales, financiados por la Secretaría de Políticas Universitarias del ministerio, en el marco del Programa de Educación en Cooperativismo y Economía Social. Dichos proyectos están dirigidos a impulsar el desarrollo, la innovación, la integración y la promoción de las entidades de la economía social con la universidad.

 

Herramientas
«El cooperativismo es una herramienta fundamental de transformación social que apunta a construir ese país mejor. Para alcanzar ese fin necesitamos articular inteligencias, esfuerzos y actividades entre los mundos de la economía social y solidaria y el de la academia», manifestó el presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC), Edgardo Form, en el panel «Universidad y Economía Social: perspectivas y desafíos», que compartió con Rodolfo Pastore, investigador de la Universidad Nacional de Quilmes; Susana Hintze, docente e investigadora de la Universidad Nacional de General Sarmiento; y Emilce Moler, subsecretaria de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Asimismo, Form, vicepresidente 1º de la Confederación Cooperativa de la República Argentina, dijo que la meta del sector es incrementar su participación en el Producto Bruto Interno del país, la que actualmente es del orden del  10%. «Esto implica generar cadenas de valor y promover, fortalecer y garantizar la integración de las distintas ramas del cooperativismo. En este sentido –opinó– es fundamental el aporte que puede brindar la academia, para estudiar, desarrollar y analizar los proyectos que permitan esa articulación y también mejorar la calidad en las producciones y realizaciones en los distintos rubros del sector».
Al igual que el año pasado, cuando se hizo el lanzamiento del Programa, Idelcoop participó de las jornadas. Actualmente la Fundación de Educación está evaluando la posibilidad presentar proyectos en el marco de la convocatoria 2015 realizada por la Secretaría de Políticas Universitarias en cuanto al fomento, la vinculación y el trabajo colaborativo y complementario que se puede generar entre la universidad y la economía social.