Violento desalojo a las familias de la toma de Guernica

Más de 4.000 efectivos de la Policía Bonaerense, bajo la dirección del ministro de Seguridad, Sergio Berni, desalojaron a las familias de la toma de Guernica por orden del juez de Garantías número 8 de Cañuelas, Martín Miguel Rizzo. Hasta el momento hay cuatro decenas de detenidos y un número incierto de heridos. Mientras muchos de los habitantes de las tierras abandonaron el lugar, otro grupo resistió a la violencia de balas, palos y gases del cuerpo de Infantería de la Policía. A su paso, los efectivos fueron derribando las casillas. De inmediato, referentes de derechos humanos condenaron los hechos. «Pienso en la cantidad de niños y niñas que fueron víctimas de semejante violencia, viendo como las pocas cosas que tienen se quemaban porque la policía las prendió fuego. Esas imágenes no se les van a borrar más. El Gobierno no tiene derecho a reprimir así, su obligación es construir viviendas para los miles de personas que no tienen un techo», enfatizó Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. En el mismo sentido, se pronunciaron el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia; la Gremial de Abogados y Abogadas y el Espacio Militante «Cachito» Fukman, entre muchos otros.