Vivir un siglo

La entidad bahiense celebró 100 años de existencia con diversas iniciativas que recordaron aquella gesta de trabajadores ferroviarios que comenzó en 1920. Inauguración de dos centros de distribución. Apoyo del IMFC y del Banco Credicoop.

Giambelluca. La presidenta de La Coope encabezó el evento oficial de conmemoración. (Horacio Culaciatti)

Cuando el 31 de octubre de 1920 un grupo de 173 vecinos de Bahía Blanca, la mayoría de ellos trabajadores ferroviarios, se asociaron con el fin de asegurar el precio justo y la calidad del pan, seguramente no se imaginaban lo lejos que llegaría ese emprendimiento. La entonces llamada Sociedad Cooperativa Obrera es hoy la entidad de consumo más grande de la Argentina y la segunda en importancia en América Latina.
Con 134 sucursales, La Coope, como se conoce a la Cooperativa Obrera de Consumo y Vivienda de Bahía Blanca, está presente en 66 localidades de las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Neuquén y Río Negro. Y no solo se instaló en ciudades de mucha población: más del 60% de las localidades donde tiene sucursales cuenta con menos de 25.000 habitantes. La extensión territorial de La Coope se sustenta en sus más de 130 supermercados, que abastecen a casi 2 millones de asociados y genera, de manera directa e indirecta, unos 5.900 puestos de trabajo.
Elaboración y comercialización de más de 1.400 productos con marca propia, laboratorio de control de calidad, tarjeta de crédito, círculo participativo de consumidores, son algunas de las iniciativas de la mayor empresa cooperativa de consumo del país.  En 2015 se puso en marcha, en Bahía Blanca, La Coope en Casa, un servicio de pedidos en línea con entrega a domicilio. Esta modalidad se amplió en 2019 para la compra de artículos del hogar con 88 puntos de retiro distribuidos dentro de su amplia red de cobertura regional.  

Palabras de aliento
El acto institucional por los 100 años de la entidad, llevado a cabo en el Centro Logístico Bahía Blanca, fue encabezado por la presidenta de la cooperativa, Mónica Giambelluca. Además de la transmisión vía streaming, respetando los cuidados que impone la pandemia, se realizó un encuentro presencial de 30 personas en el que estuvieron presentes el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el presidente de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) y de la Confederación de Cooperativas de la República Argentina (COOPERAR), Ariel Guarco; el ministro de Producción bonaerense, Augusto Costa; y los intendentes de Bahía Blanca y Coronel Rosales, Héctor Gay y Mariano Uset, respectivamente. Representando a la Federación Argentina de Cooperativas de Consumo (FACC), estuvieron su titular Rodolfo Zoppi, el tesorero Juan José Carrizo y el presidente honorario Rubén Masón.
El gobernador señaló que la Obrera es «un ejemplo extraordinario porque se trata de una empresa cooperativa sometida a una intensa competencia y que no solo logró subsistir a los vaivenes de la historia del país y del mundo en estos 100 años sino que ha logrado expandirse, lo que significa que es una empresa que hizo las cosas bien». Costa subrayó la permanente inversión y apuesta de crecimiento.  
«De cara al futuro, visualizo a la cooperativa Obrera como hasta el presente, una entidad plena de energía y vitalidad –afirmó Giambelluca–, con una organización que seguirá creciendo y desarrollándose, satisfaciendo las necesidades económicas, sociales y culturales de los asociados». A su turno, Guarco dijo que la cooperativa de consumo se caracteriza por «una enorme capacidad de desarrollo y un espíritu de innovación». «Nos hace estar orgullosos a todos los que nos sentimos parte de ella porque es un ejemplo indiscutible de lo que el movimiento cooperativo es capaz de ser y hacer, no solo en el país sino en el mundo entero», enfatizó. Por su parte, el titular de la FACC manifestó que «La Obrera es una cooperativa en constante evolución, moderna, dinámica y en permanente expansión» y que junto con otras cooperativas y mutuales, llega  cada día a más regiones.

Nuevas inversiones
En el marco de los festejos de su centenario, la Cooperativa Obrera inauguró dos nuevos centros de distribución, uno para alimentos refrigerados y otro para la distribución de pedidos a domicilio a través de un sistema propio de comercio electrónico, en Bahía Blanca y alrededores. Al recorrer las instalaciones inauguradas, Kicillof destacó la lógica solidaria, la generación de empleo y también el aporte social y cultural que realiza la entidad.  
«Estar atentos a los cambios y tratar de adelantarse a los mismos ha sido y es una característica de La Coope, lo que le permitió sortear varios momentos difíciles y establecer hitos importantes», resaltó Héctor Jacquet, gerente general de La Obrera, en referencia a las nuevas plantas de abastecimiento. La puesta en marcha de los centros industriales, que implicó una inversión de 7 millones de dólares, representa un importante desafío logístico, tecnológico y de desarrollo en cuanto a comercio electrónico, dado que se trata de la primera experiencia logística específica de comercio electrónico del sur argentino.
El predio de 3.000 metros cuadrados cubiertos, que inicialmente dará empleo a unas 50 personas, está situado estratégicamente en el camino de acceso al puerto de la ciudad, y cuenta con la más moderna tecnología para manipular, de manera eficiente, grandes volúmenes y «para brindar seguridad alimentaria y satisfacer la creciente demanda de los consumidores».