De cerca | EXPERIENCIAS EN EL CINE

Tiempo de espera

Pelicori tuvo un arranque fulgurante en el cine con Tiempo de revancha, de Adolfo Aristarain, en 1981. «Mi debut en cine, en realidad, fue en 1979 con una película rara, de culto, de Miguel Bejó, llamada Beto Nervio contra las fuerzas del mal», cuenta. «Recuerdo que era plena dictadura, fue una película hecha en condiciones muy locas. Y después sí llegó esa maravilla que fue Tiempo de revancha, con un guion notable: nunca más leí algo parecido».
–¿Fue un trampolín para tu carrera?
–No, para nada. Yo no estaba abocada a la carrera, estaba como en otra, no pensaba en lo que se vendría, pero además mi acercamiento era al teatro, no al cine.
–¿Hoy el cine es parte de tu pasado?
–Tengo una película pendiente de estreno que se llama Pájaros rojos, de Carlos Martínez, con Jorge Suárez, Enrique Dumont y Malena Sánchez. Es sobre los años 70, la dictadura y el poder de la poesía. De todas maneras, no extraño para nada el cine. Cada vez que empiezo un rodaje, que no fueron muchos últimamente, me pasa lo mismo: «Esto no lo voy a poder aguantar», pienso. 
–¿Qué te resulta inaguantable?
–La espera, avanzás de a cachitos y otra vez hay una larguísima espera. Por eso amo tanto al teatro, que es exactamente lo contrario: un momento breve pero intenso.