Deportes

En la cima

Campeona. Se consagró en Kazajistán. (AFP/Dachary)

En 2008 se hizo conocida cuando consiguió la primera medalla olímpica para la Argentina en yudo. Recientemente, ya con 29 años, su carrera deportiva alcanzó un nuevo techo: Paula Pareto logró consagrarse campeona del mundo en la categoría hasta 48 kilos. En el Mundial de Kazajistán, la argentina –a quien apodan La Peque– tuvo una memorable actuación. Para lograr el primer puesto dejó en el camino a varias candidatas al título, por caso a la húngara Eva Csernoviczki, la belga Charline Van Snick, y la japonesa Haruna Asami. Una conquista mayúscula que reafirma el meritorio presente deportivo de Pareto. Según ella misma afirma, un factor que explica su gran 2015 es haber completado sus estudios, lo que le permite una dedicación más completa para los entrenamientos. Es que, además de campeona del mundo, el año pasado se recibió de médica. Pareto se desenvuelve con decisión tanto en las aulas de la UBA como en el tatami, superficie sobre la que se practica el yudo. Pero a eso le sumó un tercer escenario. Previo al torneo en Kazajistán, la yudoca posó para la revista ESPN Magazine, sin ropa y apenas cubierta por su cinturón de combate. En cualquiera de sus roles, Pareto ya se ganó un lugar de respeto en el deporte argentino. Con su esfuerzo y su dedicación, ayudó a visibilizar uno de las deportes amateurs del país y se ilusiona con agregar un capítulo de gloria a  su fructífera carrera, en 2016. ---Tom Wichter