Deportes

Leones en alza

El seleccionado masculino cerró 2015 con gran nivel, logros y buenos desempeños en calificados torneos. El rol de Carlos Retegui y las perspectivas a futuro.

 

Ataque. Los Leones ante Canadá, en un encuentro de la World League en el cenard. (CAH)

El año 2015 fue el mejor de la historia para el hockey masculino argentino. A Río de Janeiro iremos a competir, no a participar», dijo Carlos Retegui, entrenador del seleccionado nacional de hockey masculino, a la hora de realizar un balance y vislumbrar el futuro del equipo nacional. Existen razones que justifican su entusiasmo. Los Leones, como se conoce al conjunto albiceleste, se consagraron campeones de los Juegos Panamericanos y sellaron su pasaje a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, además de haber logrado una gran performance en otros torneos de la elite mundial.
Retegui, a cargo del equipo desde mediados de 2013, logró en dos años y medio posicionar a la Argentina entre los mejores de este deporte. Con un método de trabajo revolucionario para la actividad, con mucho entrenamiento físico y una gran obsesión por los detalles del juego, el Chapa, tal el apodo del entrenador, consiguió que los jugadores confiaran en su sistema y los resultados le dieron el respaldo necesario para seguir creciendo.
Una tarea para nada sencilla. Entre otras cosas, porque cada vez son más los jugadores argentinos que eligen seguir su carrera en el exterior, en países donde el hockey es un deporte profesional, como Alemania u Holanda. A pesar de este éxodo de hockistas, Retegui eligió una base de jugadores y logró conformar un grupo sólido, que fue el que disputó la mayoría de los torneos. De ahí que la influencia del entrenador sea uno de los aspectos que explican el gran presente del equipo. Basta recordar que en marzo pasado, en Mar del Plata, el seleccionado argentino se juntó en una concentración en la que no solo se hicieron trabajos de pretemporada, sino que también el cuerpo técnico trazó los objetivos para el año. Y se apuntó alto, ya que el tercer puesto obtenido en el Mundial de Holanda en 2014 invitaba a soñar con mantenerse entre los mejores de la disciplina.
El primer paso fueron las semifinales de la World League, un torneo bianual al que la Argentina ingresó directamente en esta instancia por estar bien ubicada en el ranking de la Federación Internacional de Hockey (FIH). En junio, y con el CENARD de Buenos Aires como sede, los Leones jugaron un hockey de gran nivel y llegaron hasta la final, donde perdieron con una de las potencias mundiales como lo es Alemania, actual bicampeón olímpico.
Esas semifinales de la World League, que contaron con 10 participantes (hubo otra semifinal en Bélgica, con 9 seleccionados), entregaba cupos para la final del citado torneo y de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, quizá el máximo objetivo de la temporada. Y los Leones consiguieron su pasaje a ambos torneos, confirmando su pertenencia a la elite del hockey.
En julio, el desafío eran los Juegos Panamericanos de Toronto, en donde la Argentina defendía el oro conseguido en Guadalajara 2011. Los dirigidos por Retegui ganaron el torneo de punta a punta, derrotando en la final a Canadá por 3-0. Solo quedaba la final de la World League, que se disputó en la India entre noviembre y diciembre, y allí los Leones volvieron a demostrar que están entre los mejores del mundo: terminaron quintos (en la anterior edición habían salido últimos) y jugaron de igual a igual ante potencias como Gran Bretaña y Holanda.
Cuando asumió en 2013, Retegui ya había puesto como objetivo primordial clasificar a Río de Janeiro 2016. De cara a los juegos, las perspectivas son las mejores. El sostenido crecimiento en cuanto a juego y resultados no hace más que ponderar la gestión del actual entrenador, por lo que el equipo intentará acreditar, por primera vez en la historia, una medalla.

 

Futuro promisorio
Pero además de los meritorios desempeños del combinado nacional, con jugadores en gran forma como Gonzalo Peillat, goleador de la World League, se vislumbran otros hechos positivos en torno al seleccionado. El respaldo que recibió la disciplina en los últimos años es un punto clave. Retegui lo remarcó, recientemente, en una entrevista concedida a la señal TyC Sports : «Gracias al Ente Nacional de Alto Rendimiento (Enard), a la Secretaría de Deportes de la Nación, a la Confederación Argentina de Hockey, hemos tenido mucho apoyo y tenemos todas las herramientas para prepararnos de la mejor manera».
Se añade a ello que el seleccionado sub 21 masculino, cantera de jugadores para el equipo mayor, logró en octubre un elogiable cuarto puesto en la Sultan Cup, competencia que disputan los mejores del ranking mundial. El buen presente del primer equipo nacional, en este sentido, constituye un fuerte estímulo para los menores. Al cabo, una señal positiva más que reafirma los progresos de la disciplina y augura un promisorio futuro para un seleccionado que apunta a seguir superándose.

Germán Esmerado