Deportes

Más allá del medallero

En el torneo continental que se realiza cada 4 años, Argentina finalizó en el cuarto lugar de la clasificación y ratificó progresos en varias disciplinas. Políticas de Estado y los desafíos por venir.  
Crismanich. El taekwondista, actual campeón olímpico, consiguió el oro al derrotar en la final al colombiano Yair Medina. (Sebastián Rodríguez/Prensa Odesur)

No sólo hay fútbol en nuestros países. La gente pudo conocer otros deportes, como el que practico yo», expresó a modo de balance el patinador chileno Emanuelle Silva, medalla de oro en los X Juegos Suramericanos de la Organización Deportiva Suramericana (ODESUR) realizados entre el 7 y 18 de marzo en Santiago de Chile. Durante doce días alrededor de 3.000 atletas de Argentina, Aruba, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela compitieron en 41 disciplinas individuales y de conjunto, muchas de las cuales tuvieron lugar en las subsedes de Valparaíso, Viña del Mar, Curauma, Quillota y Concón. La delegación argentina estuvo representada por 498 deportistas y alcanzó el cuarto puesto del medallero con 46 oros, 57 platas y 56 bronces, detrás de Brasil (110 medallas de oro), Colombia (53 medallas de oro) y Venezuela (47 medallas de oro), en una actuación que mejoró en términos relativos lo realizado hace cuatro años en Medellín, Colombia, donde se obtuvieron 57 medallas de oro sobre un total de 486, mientras que en Chile había solamente 317 lauros en juego. Asimismo, los juegos ODESUR sirvieron para poner a prueba los progresos generados por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), una entidad administrada de manera conjunta por el Comité Olímpico Argentino (COA) y la Secretaría de Deportes de la Nación. La creación del ENARD fue aprobada por el Congreso Nacional en 2009 con el propósito de incentivar el desarrollo de las políticas de alto rendimiento deportivo. En tal sentido, la puesta en funcionamiento del ente en agosto de 2010 previó la generación de recursos a través del cobro de un impuesto del 1% a la facturación de las empresas de telefonía celular, incrementando así el presupuesto en materia deportiva y permitiendo el mejoramiento de la infraestructura disponible, la adecuación del equipamiento deportivo, la capacitación profesional y la implementación de programas de entrenamiento que permitan competir en el más alto nivel internacional. Actualmente el presupuesto del ENARD ronda los 15 millones de pesos mensuales, destinando un tercio al sostenimiento de becas para 894 deportistas de elite, 486 jóvenes talentos y 279 entrenadores y técnicos de los diferentes deportes olímpicos. Muchos de esos atletas participaron en los Juegos ODESUR celebrados en el país trasandino, como es el caso de Milagros Carrasco Pini (medallas de oro, plata y bronce en distintas pruebas de gimnasia rítmica), Giselle Soler (oro en patín artístico), Germán Chiaraviglio (plata en salto con garrocha), Jennifer Dahalgren (plata en lanzamiento de martillo), la taekwondista Luciana Angiolillo (medalla de bronce) y los ya consagrados en los dos últimos juegos olímpicos: Germán Lauro, Paula Pareto y Sebastián Crismanich, quienes obtuvieron en los Odesur medallas de oro en lanzamiento de bala, judo y taekwondo respectivamente. Por su parte, el gimnasta Federico Molinari, quien en 2012 alcanzó la final de anillas en los juegos olímpicos disputados en Londres (un logro inédito dentro de la gimnasia artística argentina), revalidó lo realizado tres años atrás, quedando segundo detrás del actual campeón olímpico, el brasileño Arthur Zanetti. Mientras que la victoria de Yamil Peralta en boxeo y las muy buenas actuaciones argentinas en vóley, hándbol, hockey y básquet, más la confirmación del dominio albiceleste en las pruebas de remo o de vela, ofrecen un paneo de aquellas disciplinas que empiezan a emerger dentro de los deportes olímpicos y aquellas que han sabido conservar su liderazgo en el plano regional. «Tenemos una presencia histórica en los deportes de equipo. Es muy importante seguir insistiendo en los individuales, si apuntamos a los medalleros, porque son los que dejan más medallas. Además, empezamos a crecer en boxeo y esgrima», explicó Osvaldo Arsenio, director técnico nacional deportivo, en una entrevista concedida al sitio canchallena.com. Al tiempo que relativizó el cuarto lugar en el medallero, ya que en esta oportunidad los organizadores dejaron afuera competencias de remo, windsurf, canotaje o pelota vasca en las que los deportistas argentinos suelen destacarse.   Un largo camino «Acá empieza mi camino hacia los Panamericanos de Toronto 2015 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, donde quiero repetir el oro», subrayó Crismanich luego del triunfo obtenido, pensando ya en los desafíos que presenta el futuro inmediato. Los Juegos Panamericanos primero y la competencia olímpica después pondrán la vara mucho más alta. Y si bien es cierto que la implementación del ENARD no deja lugar a conclusiones definitivas, habrá que seguir apostando y aprendiendo de los países que a nivel continental, como Venezuela y Colombia, han hecho de la inversión deportiva una verdadera política de Estado. El camino es largo y no puede quedar sujeto a una medalla más o una medalla menos. Ya se han dado algunos pasos. Otros retos requieren seguir apostando por las nuevas generaciones. Los ODESUR 2018 que tendrán lugar en Cochabamba, en las mismas tierras bolivianas que en 1978 vieron nacer esta fiesta del deporte regional, serán una posibilidad aún más seria para observar los avances o retrocesos por el camino trazado. ---Lautaro Cossia