Deportes

Palos con tradición

La temporada 2016 de la Liga Nacional masculina tuvo como ganador a Concepción de San Juan, un logro que reafirma el poderío de la provincia donde sentó sus bases la disciplina. Influencia de campeones mundiales en el certamen.

Festejo. Jugadores de Concepción celebran un gol en la final disputada ante Banco Hispano. (Hockey Apasionado)

 

El hockey sobre patines en la Argentina exhibe no solo 5 títulos mundiales obtenidos por su selección masculina, sino también un campeonato de clubes en desarrollo y de buen nivel, rebautizado en 2012 con el nombre Liga Nacional A1. Varios son los atractivos e historias para destacar de esta disciplina, especialmente en la zona de Cuyo, y San Juan en particular, donde su práctica es extendida. La temporada 2016 ratificó el poderío de los equipos sanjuaninos tras la consagración de Concepción Patín Club, vencedor de Banco Hispano –también de la misma provincia– en la final disputada en noviembre. De este modo, San Juan acapara casi la totalidad de los títulos en juego dado que representantes de esa provincia ganaron 21 de las 23 ediciones disputadas.
Conviene repasar cómo se gestó este torneo. Si bien ya existía el Campeonato Argentino de Clubes, la dirigencia del hockey sobre patines buscaba organizar una competencia más ambiciosa. El responsable de crear el nuevo torneo fue Daniel Martinazzo, uno de los máximos referentes de la especialidad –e integrante del seleccionado que obtuvo la copa mundial de hockey sobre patines en 1978–, quien asumió tareas dirigenciales tras su retiro. El objetivo: impulsar un torneo que le otorgue más prestigio y difusión a este deporte, tomando como modelo los certámenes que se realizaban en el Viejo Continente
 Así, en 1994 tuvo lugar la primera edición de la Liga Nacional que ganó, precisamente, Concepción. Después se sucedieron algunos cambios de formato y en la actualidad el campeonato se divide en dos divisiones (A1 y A2). En la máxima categoría (A1) participan equipos de San Juan, Mendoza y Ciudad de Buenos Aires; mientras que en la segunda división, a las instituciones sanjuaninas, mendocinas y porteñas se les suman entidades de Entre Ríos y de la Provincia de Buenos Aires.

 

Vieja costumbre
Este año, Concepción –apodado como el equipo Azul– y Banco Hispano disputaron el cruce decisivo en el estadio Aldo Cantoni, considerado la catedral de esta disciplina. El conjunto azul, favorito en la previa por su experiencia en finales (fue campeón en 1994, 1998 y 2007), logró imponerse en 3 de los 4 juegos aunque lejos estuvo de ser un trámite. Entre otras cosas porque  su rival dio batalla y mostró sus progresos de los últimos años de la mano de su entrenador, José Martinazzo, hermano de Daniel y también campeón mundial con Argentina en Italia 1984.
«No es casualidad, esta es la tercera liga que gano como entrenador en Concepción. En este club hay mística, le gusta ser protagonista, los jugadores compiten para triunfar, está en el ADN de la institución», expresó a Acción Miguel Belbruno, su técnico. El conductor supo combinar la experiencia de figuras como Osvaldo Raed y David Páez –este último otro campeón del mundo con el seleccionado, esta vez en España 2015– con los nuevos valores de la cantera.
Como se dijo, el triunfo de Concepción se inscribe en el fructífero itinerario de San Juan, una provincia que respira pasión por la disciplina (en hombres y mujeres). El vínculo nació hace mucho tiempo. A mediados de 1930, por caso, se pavimentaron numerosas calles que facilitaron su práctica. A nivel internacional, San Juan también es reconocida por este deporte. Año a año, dirigentes de los clubes más importantes del mundo llegan a las canchas para captar talentos y ubicarlos en prestigiosos certámenes.  Con esa base en la zona de Cuyo –Mendoza es otra provincia con tradición en la disciplina–, el hockey sobre patines se muestra hoy en movimiento, y con un certamen que apuesta a lograr mayor difusión y visibilidad.

Informe: Laura Couto