Deportes

Pelota en juego

En su vigésima edición, el torneo exhibe y augura una competencia de jerarquía entre UPCN de San Juan y los equipos que aspiran a destronarlo. El factor económico, clave para el desarrollo del certamen.  
Candidatos. UPCN y Bolívar en la final de la Copa Aclav, antes del inicio del torneo. (Télam)

Luego de atravesar una crisis hace dos décadas, el vóley argentino logró sentar las bases de una competencia doméstica que se sostiene en el tiempo, con algunas desavenencias internas pero también con estabilidad. En 1996 se creó la Liga Argentina luego de varios años de conflictos reiterados entre la Liga Metropolitana y la ya disuelta Confederación Argentina. Y fue justamente la desaparición de la que hasta ese entonces era el ente madre lo que dio el pie para el nacimiento de la Liga Argentina, que en esta temporada, la 2015-16, cumple dos décadas. Desde entonces, cuando el modelo de competencia se inspiró en la Liga Nacional de Básquet, un torneo decididamente federal, muchas cosas cambiaron. En esta temporada –que comenzó el pasado 18 de noviembre– son 11 clubes los que participan. Entre las novedades se cuentan equipos que resurgieron, figuras de peso y alguna ausencia de relieve, como la de Boca, que era un habitué del torneo casi desde sus inicios, pero que para esta temporada no renovó su plaza por una decisión de Daniel Angelici, el presidente del club. Se añade a esto que tampoco estará River (jugaba en segunda división y consiguió el ascenso a la máxima categoría, aunque no competirá en el torneo debido a cuestiones económicas), por lo que no habrá ningún superclásico taquillero. Sin embargo, al margen de Boca y River, la Liga sobrevive. En este torneo reaparecieron dos clubes, Alianza de Jesús María y Puerto San Martín, y el torneo volvió a tener un lindo marco de competitividad, tal vez por la deuda pendiente de los últimos años ante la clara hegemonía de UPCN de San Juan. El conjunto cuyano es el pentacampeón de este torneo, el rey absoluto al que desde hace un lustro intentan destronar. Su gran rival es, siempre, Bolívar, el equipo del empresario Marcelo Tinelli, que ostenta 6 títulos en su historia y que en esta temporada, nuevamente con Javier Weber como entrenador, intentará dar el golpe ante los dirigidos por Fabián Armoa. De hecho, los dos fueron los finalistas de la Copa ACLAV, el torneo previo al inicio de la Liga (se coronó campeón el equipo sanjuanino). También Lomas Voley y La Unión de Formosa, entre otros equipos que aspiran a ser animadores del certamen, se ilusionan con quebrar el dominio del actual campeón. Poco a poco, y en parte con la ayuda que es la vidriera del Mundial de Clubes, donde UPCN viene de conseguir dos bronces consecutivos en las últimas ediciones, la Liga crece y genera el interés internacional; por eso no es raro que haya figuras como el montenegrino Milos Culafic, el brasileño Tiago Barth (ambos en Bolívar) o el búlgaro Todor Aleksiev, quien lleva años en UPCN. Aunque no son los únicos, porque también varias figuras argentinas (Rodrigo Quiroga y José Luis González en Obras de San Juan, por ejemplo) han decidido quedarse. Más allá del crecimiento deportivo, existe un factor clave: el apoyo económico, que es fundamental en esta historia debido a lo que cuesta sostener financieramente a un equipo en la competencia. Lo cuenta Milton Capdevila, presidente de Alianza de Jesús María: «Los clubes del interior no podemos mantener un proyecto sin el soporte oficial, y eso es lo que en nuestro caso tardó en llegar y demoró la confirmación de que jugaríamos. No podíamos poner al club en riesgo de quiebra como sucedió en otro momento». Por tal motivo, en la Liga participan diversos actores para respaldar a los equipos. Entre ellos se cuentan municipios (San Juan, Formosa, Tres de Febrero y más), gremios (el más claro, Unión del Personal Civil de la Nación, UPCN) y empresas privadas (Río Uruguay Seguros, Personal) y TYC Sports (que tiene los derechos de televisación del torneo). En ese marco, la nueva temporada genera expectativas dentro y fuera de la cancha respecto del rendimiento de los 11 equipos participantes. Con presupuestos e itinerarios diferentes, todos van detrás de un sueño por el que recorrerán distintas localidades del país: obtener la copa que desde hace años duerme en las vitrinas de UPCN en San Juan. ---Gustavo Pando