Deportes

Puños de oro

Los mejores púgiles de los últimos años protagonizarán, en mayo próximo, un combate esperado por el mundo boxístico. Claves y entretelones de un duelo convertido en un negocio multimillonario.

Titanes. Tras varios desencuentros, el estadounidense y el filipino se enfrentarán por primera vez en el MGM Hotel de Las Vegas. (AFP/Dachary)

El mote de Pelea del siglo puede sonar exagerado, aunque la pelea entre Floyd Mayweather y Many Pacquiao, a celebrarse el próximo 2 de mayo en el MGM Hotel de Las Vegas, merece una denominación de esa talla. Los dos mejores boxeadores de los últimos años se verán las caras arriba de un ring después de tanta insistencia por parte de los fanáticos. El combate entre el estadounidense y el filipino es un evento que todos los amantes del deporte quieren ver, y que finalmente podrán vivir tras varios intentos fallidos debido a la enemistad entre las dos empresas que los patrocinan. Cabe remontarse a la historia para encontrar peleas de esta magnitud. En 1974, Mohammed Ali y George Foreman se enfrentaron en Zaire en un épico combate, conocido como The Rumble in the Jungle (El rugido de la selva) y catalogado más tarde como la Pelea del siglo XX. La notoriedad del enfrentamiento desde lo deportivo, pero también desde lo político, debido a todo lo que representaba Ali en ese momento, derivó en un interés mundial por la pelea, que no defraudó y quedó en la historia. Sin embargo, algunos todavía mencionan otros combates como los mejores del siglo pasado, Ali-Frazier (1971) o hasta la formidable pelea en la que Jack Dempsey venció al argentino Luis Ángel Firpo en Nueva York en 1923. Mayweather-Pacquiao quiere entrar en ese selecto grupo. Existen sobradas razones en torno a la expectativa que suscita la pelea del 2 de mayo. Libra por libra, es decir, contando todas las categorías, ambos son considerados hace años como los dos mejores boxeadores. Incluso algunos se animan a calificar al estadounidense como el mejor pugilista de todos los tiempos. Asimismo, en el ring se podrá observar un duelo de estilos entre un boxeador muy técnico, veloz, con una defensa casi impenetrable y que hace lo justo y necesario para ganar sin arriesgar nada (Mayweather) y otro que apuesta al show, que va al frente, que también es muy rápido y que tiene la mano pesada, aunque a veces descuida su defensa por ir tanto al choque (Pacquiao). El combate entre el de Michigan y el filipino tendrá algunas variantes respecto a los últimos duelos de Mayweather ante el argentino Marcos Maidana. A diferencia del Chino, Pacquiao no es un noqueador nato, aunque con su movilidad y su estilo agresivo puede complicar más al estadounidense, con combinaciones rápidas y variantes en los ángulos de ataque. Además, el asiático es zurdo, algo que suele molestar a los peleadores diestros.
Money, tal el apodo que se ganó Mayweather (38 años) por tener fama de hacer todo en busca de dinero, llega a esta contienda invicto y con un récord de 47 peleas ganadas, 26 de ellas por nocaut. Por su parte el Pacman, como llaman a Pacquiao, tiene 36 años y peleó 64 veces con una marca de 57 victorias, 2 empates y 5 derrotas. En las apuestas, Mayweather es favorito: paga 1,40 por cada dólar apostado, contra 3 que paga su rival. «Será el mayor evento en la historia del deporte. Soy el mejor de la historia y lo demostraré», dijo el estadounidense. Se verá si puede respaldar sus palabras arriba del cuadrilátero.

 

Cifras y expectativas
Se espera que el combate recaude unos 250 millones de dólares, una cifra muy superior a los 133 millones que juntaron el propio Mayweather y el mexicano Saúl Álvarez en 2013, y que hasta el momento aparece en los libros como la pelea más lucrativa. El duelo entre Money y el filipino podría romper no solo este récord, sino también el de 2,4 millones de espectadores en el sistema Pay per view (Pague para ver), que también está en manos de una pelea protagonizada por el norteamericano (en 2007, ante Oscar de la Hoya).
¿Por qué esta pelea tan esperada no se dio antes? La razón se encuentra en las empresas que manejan los derechos televisivos de ambos, y cuya contienda excede a Mayweather-Pacquiao. La empresa Showtime Sports posee los derechos del norteamericano, mientras que HBO usufructúa los del filipino. «Esta pelea tomó unos cinco o seis años de negociaciones, argumentos y enfrentamientos de egos hasta que finalmente se logró un resultado», detalló Bob Arum, manager de Pacquiao, como para graficar lo complicado que fue llegar a un acuerdo. «Será el mayor evento en la historia del boxeo», agregó Arum.
Por lo pronto, las ganancias se repartirán en un 60% para Mayweather y un 40% para Pacquiao, algo que, haciendo una proyección sobre la venta de entradas y del Pay per view, se traducirían en unos 120 millones de dólares para Money y 80 para el Pacman. Claro que para llegar a esas cifras, los que sufrirán son los verdaderos amantes del boxeo, ya que las entradas (unas 17.000) se pusieron a la venta por valores que van desde los 3.640 hasta los 22.750 dólares, precios muy por encima de otros grandes eventos deportivos como el Super Bowl o la final del Mundial de Fútbol. Afuera, el negocio está armado. La ingeniería económica ya está preparada para que, en ese ámbito, Mayweather-Pacquiao sea efectivamente la Pelea del siglo. Dentro del ring, habrá que ver si los contendientes ratifican sus pergaminos, en un combate que se inscribe entre los grandes sucesos de la agenda deportiva de 2015.

Germán Esmerado