Deportes | FÚTBOL

Ruta mundial

La selección de Lionel Scaloni encara la preparación rumbo a Catar 2022. Los puntos fuertes y el desafío de quebrar el dominio de las potencias europeas.

Conductor. El entrenador, en el último encuentro de eliminatorias, ante Ecuador. Apuesta a revalidar logros en un exigente 2022.

JACOME/POOL/AFP/DACHARY

A Lionel Scaloni no le gusta que llamen «la Scaloneta» a la selección argentina. En los festejos de la Copa América de Brasil 2021, el entrenador escapó de los flashes. Puso por delante a los futbolistas, al grupo. Piensa, en su fuero íntimo, que no puede darse un éxito sin un plantel consolidado. «Me siento cómodo y respetado. Intento que todo el mundo me quiera y que estemos bien. Al estar tantos días juntos es importante la unión del grupo», decía Scaloni en la previa del mundial de Alemania en 2006, su única copa del mundo como futbolista. Son palabras que podría pronunciar el Scaloni DT de Argentina. Los 31 partidos invictos que igualaron el récord histórico de la selección de Alfio Basile (1991-1993) se apoyan en pilares colectivos. En una charla íntima, Lionel Messi le confesó a Claudio Gugnali –ayudante de campo de Alejandro Sabella en Brasil 2014– que el ánimo de la selección está en línea con el de aquella que perdió la final ante Alemania en el Maracaná. «Le dieron al grupo lo que necesitaba, no existe la experiencia», elogió Pep Guardiola a Scaloni y su cuerpo técnico. Sea cual fuere la última imagen en Catar, hay equipo tanto dentro como fuera la cancha, una ganancia antes de que ruede la pelota.

Un buen sorteo
El inicio de la hoja de ruta en Catar ya se conoce: el martes 22 de noviembre, a las 7 de la mañana hora de Argentina, la selección debutará ante Arabia Saudita. El sábado 26, a las 16, enfrentará a México. Y cerrará el grupo C el miércoles 30 a las 16 frente a Polonia. Fue un buen sorteo. No le tocó ninguna de las selecciones pesadas. Si se toma como parámetro el valor de mercado de cada selección, según el sitio Transfermarkt, Argentina (558 millones de euros) se medirá ante rivales muy por debajo de la media: Arabia Saudita (28), México (208) y Polonia (279). Es la candidata a ganar el grupo. Los «verdaderos» rivales de Argentina podrán aparecer más adelante: las potencias europeas, como Francia, último campeón del mundo, verdugo de la selección en los octavos de final de Rusia 2018. «¿Vamos a tener dificultades por no enfrentar a seleccionados europeos?», se preguntó Tite, entrenador de Brasil, otra selección-equipo que cosechó su récord: superó, con 45 puntos, el puntaje en Eliminatorias de la Argentina de Marcelo Bielsa (43 puntos en la clasificación a Corea del Sur-Japón 2002). «Sí –aclaró Tite–, pero también los europeos tendrán dificultades porque no enfrentaron a Brasil, Argentina, Ecuador, Uruguay». Lo mismo podría decir Scaloni, aunque prefiere siempre el perfil bajo.

Reto exigente
El próximo partido de la selección, sin embargo, será ante una selección europea que es potencia, aunque no clasificó a Catar. En Wembley, Argentina jugará el 1º de julio la Copa Euroamericana ante Italia, campeón de la Euro 2021 tras superar en la final a Inglaterra en una dramática definición por penales. Esa ventana de mitad de año de partidos FIFA se extenderá por dos semanas. Scaloni quiere jugar un mínimo de cuatro amistosos antes de que la selección se concentre en la Universidad de Catar en Doha. Y ante rivales que le sirvan para medir el poder de fuego. La selección todavía desconoce si se jugará el partido suspendido ante Brasil por Eliminatorias. En septiembre y noviembre habrá otras fechas FIFA antes del Mundial. A Argentina y Brasil les falta medirse con las potencias de Europa, es cierto, pero lucen fuertes como equipo, acaso como pocas selecciones. Lo concreto es que desde Corea del Sur-Japón 2002, cuando ganó Brasil, que una sudamericana no gana un Mundial: Italia (Alemania 2006), España (Sudáfrica 2010), Alemania (Brasil 2014) y Francia (Rusia 2018), una seguidilla sin precedentes desde la primera edición de Uruguay 1930. En Rusia 2018 ni siquiera hubo una sudamericana en las semifinales: todas fueron europeas.
El grupo de WhatsApp de los jugadores de la selección se llama «Copa América». Lo armó Leandro Paredes antes de la Copa América 2021 con el fin de organizar un asado. Pero ese detalle, el nombre del grupo de WhatsApp revela que el conjunto que pondera Scaloni se formó en los largos días compartidos durante las Copa América de Brasil 2019 y 2021. La última derrota de la selección fue el 2 de julio de 2019 frente a Brasil, en la semifinal de aquella Copa América que ganaría el local. La de 2021, el título, sirvió para «destrabar la mente», como dijo Pablo Aimar, uno de los ayudantes de campo de Scaloni (ver recuadro). Que el grupo –de WhatsApp– lo haya creado Paredes responde a una lógica: con 39 partidos, es el jugador con más presencias en el ciclo Scaloni, seguido por Rodrigo De Paul (38), el socio protector de Messi, y Lautaro Martínez (35), además el goleador del ciclo Scaloni, con 19 goles, tres más que el actual jugador del PSG francés. Paredes transita ahora el posoperatorio de una pubalgia, mientras se recupera de un desgarro en el aductor que le afecta el tendón. Son, las lesiones, imponderables antes de un Mundial.
Los futbolistas serán liberados por sus clubes apenas una semana antes del comienzo de Catar 2022, es decir del 21 de noviembre. La extensión de 23 a 26 en la lista de citados le provocó dolores de cabeza a Scaloni. En paralelo, el entrenador decidió que no era hora de renovar su contrato hasta el Mundial de Estados Unidos, México y Canadá 2026 tras el ofrecimiento de Claudio Tapia, presidente de la AFA. Quiere esperar a ver lo que ocurra en Catar, a sabiendas de que, sobre todo, el fútbol a veces es resultados, y de que pasó de ser «el pasante» a alma máter de un equipo («la Scaloneta»). Tampoco, es verdad, quiere distraerse. «Tengo contrato hasta el 31 de diciembre y no me fijo en otra cosa –dijo–. Mi idea es solo pensar en el Mundial y después ya veremos qué pasa». La selección argentina, en línea ascendente desde el tercer puesto en la Copa América 2019, afirmó a un equipo con características –presión arriba, toque cortos– que se afinaron y explotaron partido a partido en la racha invicta. La Copa del Mundo de Catar 2022 aparece en el final del camino. Aunque esa recta final ya comenzó a trazarse.


Roberto Parrottino