Opinión

Carlos Heller

Dirigente cooperativista

En la pista de los evasores

El intercambio de información fiscal con Estados Unidos dará acceso a datos sobre argentinos con fondos y bienes en ese país. Ampliación del swap con China.

Anuncio. El ministro Massa explicó ante empresarios el acuerdo que está a punto de cerrar con EE.UU.

Foto: NA

El ministro de Economía, Sergio Massa, dijo en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) que era inminente la firma del acuerdo de intercambio de información fiscal con Estados Unidos (EE.UU.). El convenio, señaló, permitirá «agrandar la base tributaria, ya que estará enfocado en los que evaden algunos impuestos y hacen crecer la carga impositiva sobre aquellos que cumplen». Si este intercambio se concreta, como todo parece indicar que ocurrirá, la Argentina podría acceder de manera relativamente automática a la información sobre fondos y bienes no declarados por argentinos y que permanecen en EE.UU.
Los datos acerca de lo no declarado siempre tienen una cierta amplitud conceptual: justamente, al no ser declarados solo se pueden hacer estimaciones. Pero en general se calcula, a partir de distintas fuentes de información, que se trata de por lo menos 100.000 millones de dólares no declarados, ya sea de bienes o tenencias monetarias en bancos estadounidenses.
Algunos analistas circunscriben la cuestión a quienes participaron del último blanqueo, pero yo creo que eso es solo una parte. Simplemente, la Argentina podría conocer toda la información que tiene que ver con tenencias en bancos o sobre quiénes son los dueños de una propiedad inmueble o de cualquier tipo de bien en Estados Unidos.
Si está declarado y los titulares pagaron sus impuestos en la Argentina, no hay ningún problema. Porque nadie está obligado a hacer permanecer su riqueza en el país desde el punto de vista legal. Pero para eso primero tienen que pagar los impuestos locales, porque es aquí donde se generó esa riqueza.
El convenio tampoco obligaría a nadie a repatriar los fondos, esas personas o empresas solo tendrán que pagar los impuestos que no pagaron por ganancias que se obtuvieron en el país.
De este modo, la Argentina va a estar en condiciones de decirle a un conjunto de personas y empresas: ustedes se llevaron de la Argentina esta plata, no la declararon ni pagaron los impuestos que debían en el país. Eso constituye un delito que hasta el momento no se puede probar porque no se tiene la información.
El avance en esta materia coincide con el de otras áreas, como es el caso del gradual refuerzo de las reservas de divisas. Debe destacarse en este sentido la reciente ampliación del swap vigente con China, acordado por el presidente Alberto Fernández con su par Xi Jinping en Indonesia. La Argentina podrá así utilizar 5.000 millones de dólares como si fueran reservas de libre disponibilidad.
Nuestro país no recibirá esos fondos, sino la autorización de uso de esa suma, por ejemplo, para pagar las importaciones provenientes de ese origen. Este año se calcula que el déficit comercial con China rondaría los 10.000 millones de dólares. Por lo tanto, si los recursos del swap se utilizaran nada más que para eso, estaríamos liberando reservas que hoy utilizamos para pagarle a China y quedarían de libre disponibilidad para cubrir otro tipo de necesidad.
Eso, desde el punto de vista práctico, juega como un incremento de las reservas, aunque técnicamente no es un ingreso de divisas al balance del Banco Central. En forma simultánea, otras medidas en curso buscan evitar demoras en la liquidación de divisas provenientes de operaciones de exportación, a fin de seguir engrosando las reservas del Banco Central.

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.