Opinión

Carlos Heller

Dirigente cooperativista

Un horizonte más despejado

Tiempo de lectura: ...

San Juan. Massa explicó desde la provincia cuyana los alcances del entendimiento con el organismo internacional.

Foto: Télam

El anuncio formal del acuerdo entre el Gobierno nacional y el Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó el esquema de cumplimiento de los pagos al mismo organismo hasta fin de año, mediante desembolsos equivalentes a unos 7.500 millones de dólares. En ese marco, a comienzos de la semana se dieron a conocer un conjunto de medidas que apuntan a reforzar los ingresos fiscales y las reservas monetarias, a la vez que buscan mantener el ritmo de actividad, con reducido o nulo impacto inflacionario.
Las herramientas elegidas por las autoridades se diferencian claramente de las propuestas preelectorales de la oposición. Los referentes de Juntos por el Cambio y de La Libertad Avanza amenazan con políticas de shock para lograr una inmediata reducción del déficit de las cuentas públicas. Lo cual incluiría el cierre de empresas públicas, la drástica supresión de planes sociales y la eliminación de áreas del Estado, medida que implicaría despidos masivos.
Entre otras iniciativas, la oposición anticipa su intención de «quemar el Banco Central», o bien, de prohibirle emitir moneda, lo que anularía su capacidad de desarrollar política monetaria.
Ese programa de ajuste tradicional (tanto o más salvaje que los aplicados en distintas etapas neoliberales del pasado) tendría, en caso de ser ejecutado, efectos fuertemente negativos para la mayoría de la población.
En nuestro caso, hemos reiterado que el equilibrio fiscal puede lograrse por otra vía, mediante el aumento de los ingresos. Por ejemplo, creando un tributo a las ganancias extraordinarias, aumentando la progresividad del Impuesto a las Ganancias o profundizando las acciones para terminar con la sobre y subfacturación y el contrabando, entre otras medidas.
Lo cierto es que la necesidad de constantes tratativas con el FMI obedece, como lo dijo el ministro de Economía y precandidato presidencial de Unión por la Patria, Sergio Massa, a la pésima decisión del Gobierno anterior de tomar una gigantesca deuda solo para favorecer la salida del país de inversores extranjeros. 

Divisas
El acuerdo con el FMI mantiene el nivel de déficit fiscal previsto en el Presupuesto aprobado a fines del año pasado. Los ingresos fiscales, en tanto, se verán fortalecidos mediante las nuevas alícuotas para la compra de divisas para buena parte de los bienes importados. Quedan exceptuados los medicamentos, combustibles, lubricantes, bienes vinculados con la generación de energía, materiales para combatir el fuego e insumos y bienes intermedios que impactan en la canasta básica alimentaria. 
En este último rubro, fabricantes e intermediarios no podrán invocar supuestos aumentos de costos para incrementar los precios. El Estado, no obstante, tiene un papel crucial para evitar comportamientos especulativos.
Por otra parte, a fin de incentivar las liquidaciones de divisas por las ventas externas, bajo el Programa de Incremento Exportador, se decidió llevar a 340 pesos el precio del dólar (antes en 300 pesos) y mantener los plazos hasta el 31 de agosto, para las economías regionales, a la vez que se incorporaron a ese esquema al maíz y la cebada cervecera.
Una novedad importante es que lo recaudado por las nuevas alícuotas tendrá asignación específica. El 65% de lo que ingrese irá al financiamiento de programas que lleva a cabo la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) y el 5% al PAMI (la obra social de los jubilados). Otro 9% se destinará al Fondo de Integración Socio Urbana (en beneficio de los habitantes de barrios populares); el 19,5% engrosará las partidas para obras de infraestructura económica; y el 1,5% permitirá fomentar el turismo nacional.
En síntesis, los nuevos recursos tendrán como finalidad la mejora en las condiciones de vida de los argentinos y las argentinas, a partir de una dinámica mucho más justa sustentada en mayores ingresos, apuntando a la mejora en la situación de los sectores vulnerables.

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.